Blog de referencia en el universo zombi. Donde también encontrarás todas las novedades de los géneros literarios (juvenil y adulto).

infectadosblog@gmail.com
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Adictos a la escritura (primer ejercicio de descripción)

LA ÚLTIMA ESTACIÓN
─ Hola Mariela, ¿cómo está hoy mi madre?
─Se ha levantado animada─ me responde llevándome junto a ella─. Aunque cuando despertó, pensó que yo era Loli.
─¡¡Mamá!!─ la abrazo mientras alza sus brazos desde el sillón orejero intentando reconocerme─ ¿cómo esta mi niña grande?
─¿Y tú quién eres?─pregunta dejándose acariciar.
─Tu hija. La que siempre te da quebraderos de cabeza, la loca…
─¡Ella es la loca!─ le explica exaltada a Mariela que debe irse a descansar para regresar en dos días. Ésta le dice adiós prometiéndole que volverá pronto y le pide que se porte bien. Mi madre asiente con la cabeza como si fuese una niña, y yo la ayudo a ponerse de pie acercándole el bastón. Ella se aferra al mango con su mano.
Andamos despacito por el pasillo y hacemos una parada.
─¿Te acuerdas de este cuarto, mamá?─ la puerta está abierta y deja escapar el aroma que respirábamos cuando todos estábamos en casa. Mariela tiene todo al día pero parece tratar, a esa estancia, con más esmero que al resto.
─Es el hospital. Tiene toallas, coge las que quieras─ responde incoherentemente y me invita a pasar. Piensa que está en otro sitio porque su cabeza ya no es la de antes.
─No, mamá─ intento explicarle─. Yo dormía ahí con Rosa Elena─ le indico señalándole una de las dos camas que siguen separadas y esperando, aún, por una mesita de noche─. Y Juani, como era mayor, dormía sola en esa otra. ¡Qué miedo me producían esas ventanas! Pensaba que alguien podía aparecer por la noche justo encima de mi cabeza─ digo con nostalgia y pensando que estoy hablando sola─. Por eso me gustaba que Rosa Elena se colocara por la cabecera y yo por los pies de ella ─. Mi madre se ríe porque yo ahora, también me estoy riendo. Su mirada perdida revela que no está conmigo pero no me importa. Sigo conversando intentando animarla─. Y ese cuarto era el de los chicos ─ señalo a la puerta que queda justo al lado y que ha permanecido cerrada tras la muerte de mi hermano. Allí ya no hay muebles.
─¡Ven, siéntate aquí conmigo!─ me pide eligiendo la cama que yo compartía. Con sus manos torpes, intenta alisar la tela que la cubre.
La luz del sol siempre se ha filtrado en nuestra habitación haciéndonos sentir en perpetua primavera. Los edredones blancos se mantienen como el primer día que mi madre los compró. Miro al techo y ahí están las estanterías de madera virgen que ella misma instaló cuando éramos niñas. "¡Qué mujer tan fuerte era entonces y que poquita cosa es ahora!"
Sus dedos huesudos y deformados por la artrosis, señalan una de las paredes de color verde en donde cuelgan alineados tres cuadros. Mi padre los había colocado con especial cuidado en su momento y ahora él… no está.
─Primavera, verano, otoño…─logra terminar de decir.
Yo me alegro de poder escuchar eso. Las láminas enmarcadas que quedan a la derecha de la cama las había dibujado en mis clases de pintura.
─¡Si, mamá! ─ respondo entusiasmada ─. No dibujé el invierno porque nunca me ha gustado. Es la última estación, la más fría, cuando finaliza el año y cuando tenemos que utilizar ese dichoso radiador que está bajo la ventana. El invierno siempre acaba por llegar a la vida de cada uno de nosotros─ finalizo intentando contener las lágrimas recordando a papá y a mi hermano Lorenzo.
La ayudo a levantarse y antes le doy un beso en la frente mientras acaricio su pelo plateado─. ¡Vamos a la cocina! Voy a preparar café ¿Quieres?
─Sí, quiero un cortadito─ me pide con ganas.
Antes de abandonar el cuarto, cruzamos el tabique que lo divide y donde permanece escondido aquel pequeño armario rosa que a ella nunca le gustó.
─Las flores─ me advierte antes de salir. Con el rostro un poco enfadado parece haber recordado el día que pegué las grandes margaritas que se veían en las dos puertas. Deja caer el bastón y con las palmas de las manos las toca murmurando… ─“Siempre estarán aquí”.
INFECTADA-X

25 comentarios:

  1. Ay! niña! me has hecho emocionar tanto!!!
    Te quedó muy lindo...
    Me hizo recordar pasados momentos con un abuela que quise mucho (mi madre cuida personas mayores y muchas veces he adoptado a esos como mis propios abuelos)
    Hermoso y dulce...
    escribes muy lindo...

    besotes!

    pd: yo debía de colgar mi descripción también el miércoles, (como todos) pero en Argentina aún falta algunas horas y decidí publicarlo antes, jeje... ;)

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, llena de emocion. Escribes muy bien, me encanta..sigues asi, un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. InfectadaX... Muy buena la descripcion!!! Me hizo acordar a una de las ultimas veces que visite a mi abuela...
    Que anden bien ambos Infectados jeje.... besos!!

    ResponderEliminar
  4. ohhh!!!!! que relato... me ha encantado, tiene mucho sentimiento.

    Sigue escribiendo así...

    bss

    ResponderEliminar
  5. Que bonito Macu!

    Precioso tu relato, muy emotivo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Chica, te has superado, ha sido un relato muy tierno y lleno de sentimientos. Lo que más me ha gustado el final con las margaritas. Ley de vida....

    ResponderEliminar
  7. joder, precioso...Transmite todo a la perfección, los recuerdos mezclados con la descripción...y situación tan triste de no poder recordar todas esas cosas...me encantó en serio. Enhorabuena por el relato :)
    besos!!

    ResponderEliminar
  8. Muy bien engarzada la descripción, muy buenos los dialogos y el desarrollo, y muy bien escogido el tema. Has sabido sacarle a una imagen que podría considerarse pueril, un estupendo relato con mucha profundidad. Felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Vaya como me gusta como esceribes infectada, es que estaba dentro de la habitacion y estaba viendo tod lo que describias, fue genial, pero tan triste, no se, creoque casi me haces de derramas lagrimillas, jajjaja
    bueno un beso guapa y no te tardes en volver a regalarnos otro de estos tesoros de escritura que tu haces,
    besos mis queridos infectados
    Irene

    ResponderEliminar
  10. muy bonito, y muy triste. Has conseguido enternecerme, y no es fácil

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito tu relato ,casi se me saltaron las lagrimas.BESITOS INFECTADA X

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado el modo de describir la habitación evocando el pasado. El final me ha gustado mucho, el acto de rebeldía de pegar las margaritas siempre estará presente.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno tu descripción y el relato en general, Me ha gustado mucho, me ha recordado a mi abuela. me ha entristecido un poco, pero de eso se trataba no??.. Un saludo grande

    ResponderEliminar
  14. Jolin... te quedó precioso mi querida Infectada:D un ejercicio, que de ser yo tu profesora, ya te había dado matricula de honor, jajaja;D
    Te quedó tan hermoso, profundo... no sé, personal. Me gustó mucho de verdad, y eres otra que hoy tendrá que comprarme pañuelos, que no gano para tanta emoción;D jajajaja

    Infected Kisses, my litlle Zombie;D Karol;D

    ResponderEliminar
  15. Precioso. Has impregnado la imagen de toda una vida y recuerdos, y también has conseguido entristecerme al recordarme la realidad del invierno.

    ResponderEliminar
  16. ¡Tainggg! Y llega Infectada metiendo una descripción en una escena, ¡¡qué nivel!! Además, me ha emocionado mucho el tema de la vejez y de la enfermedad, me ha tocado...

    ResponderEliminar
  17. Es super triste y lamentablemente tan real. Me ha pasado más de una vez. Pero tu descripción en especial me recuerda a la canción de una murga y a mi vecino.
    Me encanto todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Gracias por pasar a todas. Se que es un poco triste, pero esta es la realidad que muchos vivimos. Besos

    ResponderEliminar
  19. Que bonito ! Muy buena descripción,tanto de la habitación como de una situación que afecta a muchas personas.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  20. Ha sido bastante emotivo tu relato, quizas porque tmb vivi algo parecido con mi abuela a la que adoro por siempre.
    Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  21. Me gusto mucho tiene un lindo sentimiento. Que distraída soy pense que ya te había comnentado

    ResponderEliminar
  22. Pues nada, Infectada X, me ha encantado tu relato. Me has hecho emocionar mucho.

    Te dejo un beso!

    ResponderEliminar
  23. Hola Infectada X, mi nombre es Karuna; soy un miembro de Adictos a la Escritura desde abril de 2011 y comencé mi debut en mayo de ese año.

    Para ser tu primer relato en Adictos a la Escritura, tu texto dentro de esa sencilla ilustración me conmueve el alma y el enfoque que le diste a la ilustración hace una excelente escenografía en el relato.

    Por cierto, admiro la forma en que manejastes los sentimientos de una familia lidiando con una enferma de Alzheimer.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y EXPANDIR EL VIRUS