Blog de referencia en el universo zombi. Donde también encontrarás todas las novedades de los géneros literarios (juvenil y adulto).

infectadosblog@gmail.com
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

SEMANA DEL RELATO ZOMBIE, HOY: C.K.S y ADE/MARIOLA

Hola infectad@s, hoy presentamos las siguientes participantes de "LA SEMANA DEL RELATO ZOMBIE", con los relatos de nuestra amiga C.K.S que nos envio con el relato una foto suya convertida en zombie y las queridas Ade y Mariola de Sokaly que harán que a todos se les caiga el miembro a cachos de la risa.



Un saludo y gracias a las dos INFECTADO CERO


MUJER BLANCA DESCUBRE ZOMBIE MACHOTE (Ade y Mariola SOKALY)

Ahí estaba, con el que había sido el amor de su vida atado a la cómoda sillón que tenía para sus pacientes.
Desde luego no tenía mucho que ver con el chico guapo y atlético que había sido hasta hacia escasos días, pero el cariño es el cariño y su título de psicóloga le tenía que servir para algo.
Como que se llamaba Ambrosia que él volvería a ser su Feliciano de siempre, con algo de color grisáceo y con un poquito de mal olor ¡pero qué leches! Para algo existía el maquillaje y los desodorantes.

-Churri, deja de intentar escapar y presta atención a mis palabras.
-Lo haré si me sueltas -exigió con la voz deformada desperdigando miles de babas a su alrededor como si fuera un San Bernardo.
-Vamos a ver Feli, siempre has sido muy razonable así que déjate de coñas y atiéndeme -dijo limpiándose con asco el fétido salivazo y apuntando en la imaginaria lista de la compra caramelos de menta-, para empezar tienes que controlar esa humedad bucal-, rogó poniendo los brazos en jarras.

El joven se retorció en el asiento tratando de escapar de su amarre mientras gruñía e insultaba a su novia sin cesar, no quería escucharla, ya la había oído bastante durante los 7 años que salían juntos. Lo que pretendía era comérsela, pero la muy zorra lo había pillado desprevenido y lo había sujetado al caro diván de su consulta.
Y lo peor no era estar hambriento y prisionero, oh no eso podría soportarlo, lo que no podría aguantar sería la charleta que le soltaría. ¡Maldita gilipollas! ¿No se daba cuenta que no tenía una mutación de ningún virus de la gripe?, lo suyo era el sumum de los virus y no había vuelta atrás.
No soportaba más ese constante bla bla bla, que alguien le pegase un tiro y acabase con su putrefacta vida, o mejor aún, que alguien se lo pegase a ella. Estaba a punto de pedir ayuda cuando por fin se calló (Dios existía) y se acercó con un sensual contoneo de caderas, ¿qué se proponía ahora esa loca?

-Suéltame zorra -espetó cuando la tuvo lo suficientemente cerca-, y deja de moverte como una puta.
-Ay Feli que malito estás -musitó compungida.
-No estoy malo, imbécil, lo que estoy es muerto de hambre.
-¿Quieres un sándwich de mortadela con aceitunas?
-Retiro lo de imbécil, eres GILIPOLLAS.
-Debes tener fiebre para hablarme de ese modo -parpadeó sorprendida ante sus insultos-, tu siempre has sido tan romántico. Déjame ver–, posó con delicadeza la palma en su frente.
-A los zombies la fiebre no se nos toma ahí –aclaró roncamente.
-¿A no? ¿Y dónde?
-Un poco más abajo.

La fue guiando hasta que la tuvo cerca de su boca, giró para morderla y aplacar la hambruna, pero la muy zorra era ágil y sólo logró chocar dientes con dientes.

-Que travieso eres Feli, aun encontrándote mal tienes ganas de jugar, picaron -le regañó dándole una fugaz palmadita en el mentón.
-Serás idiota -gruñó frustrado-, nunca me has gustado en lo más mínimo, sino hubiese sido por el dinero de tu padre hace años te habría mandado a paseo.
-Sé que es la enfermedad la que te hace decir esas salvajadas y que no es cierto.
-Joder, ¿cómo te pude aguantar durante años? ¡Suéltame, zorra!
-Muy bien, como veo que mis inteligentes palabras no te hacen reaccionar, esto quizá lo haga -deslizó los dedos por su descubierto pecho-, vaya, tu piel ya no es lo que era, está algo...
-¿Muerta?
-Seca, pero nada que una buena crema hidratante no pueda solucionar -otra cosa que fue a parar a la lista de la compra que tenía en la cabeza-. ¿Por dónde íbamos?
-Tú ibas a ofrecerte como plato principal.
-Eso es, cariño -aseguró llevando las manos a la cremallera de su pantalón-. Veo que está algo chafado por aquí, esto no necesitará de ninguna ayuda-, dijo atrapando el flácido pene y pensando en como haría para llevarle al urólogo y le recetaran la viagra.
-Quítame las manos de encima -gruñó con los ojos ensangrentados por la ira y soltando espumarajos por la deformada e hinchada boca.
-Vamos no seas tonto, el ejercicio te vendrá bien -aseguró mirando con un poco de repelús el miembro putrefacto.
-No me gustas un carajo -escupió él con desdén-, nunca lo has hecho, tienes el culo fofo y las tetas pequeñas.
-Mira Feli no te pongas borde -dijo separándose un poco de él-, que tu tampoco eres Brad Pitt y precisamente no es que puedas presumir de tamaño, así que llegues a la media raspada y encima ahora mírate-, le empujó la cabeza hacia abajo para que le obedeciese-, ahora no hay color. Voy a tener que utilizar mucho la imaginación para que esto funcione.

Feliciano la miró anonadado, ¿de verdad aquella idiota pretendía lo que él creía? ¿Es que no se daba cuenta que ya no era un hombre sino una criatura anhelante de carne humana que le sirviera de alimento?

-Mira, como veo que no te animas me voy a quitar la blusa -añadió Brosi llevando la mano a los botones.
-¡Socorro! ¡Qué alguien venga a ayudarme! -bramó Feli perdiendo el poco orgullo que le quedaba, ya fue suficiente aguantar su sermón de antes, pero esto no estaba dispuesto a soportarlo y más sin ni siquiera tomar un pequeño piscolabis, como uno de esos dedos que con tanta celeridad desbrochaba la botonadura-. ¡Auxilio!
-Deja de gritar como un poseso -dijo contemplando aquel miembro que no se decidía a animarse-, en fin, veo que necesitas un poco más de ayuda-, aseveró llevando la mano a la cremallera de su falda.
-No, la falda no -suplicó retorciéndose-, te diré como puedes acabar conmigo de forma rápida, pero no me muestres ese cuerpo que me produce tanto pavor.
-No quiero eliminarte tonto, quiero curarte -afirmó dejando que la tela se deslizase por su piernas.

Un ruido en el exterior les hizo mirar hacia la puerta y cuando esta se abrió chocando estruendosamente contra la pared, ambos se sobresaltaron.

Ambrosia se cubrió pudorosamente con los brazos al ver entrar a Canaan, el compañero con el que compartía el consultorio.
Feliciano sonrió ante los 1,95 de puro músculo del zimbabwense que acababa de llegar, aquello era un bocatto di cardinale, un festín para sus sentidos, ya casi saboreaba el tierno y jugoso sabor de su negra carne.

-¿Qué está pasando aquí? –interrogó Canaan mirando a uno y a otro.
-Es mi novio -le explicó ella.
-¿Qué?
-Lo que has oído, es mí zombie machote.
-¿A eso lo llamas tu machote? -rió con sorna al ver la pequeña oruguilla que yacía laxa entre los verdosos muslos, nada que ver con la boa constrictor que guardaba él bajo sus vaqueros-, o necesitas gafas o bien tienes tan poca experiencia que te han engañado con lo de los 30 cm. Como colega tuyo me ofrezco a demostrarte la diferencia.
-Eh tío, sin insultar que ando en la media nacional -protestó Feliciano dolido.
-Tú si que eres un compañero –dirigió la vista hacia el oculto y abultado ofrecimiento-, pero me he propuesto reformarle –aseguró suspirando, yendo hacia él.
-Apártate de él Ambrosia -gritó sujetándola por la cintura-, este ya no es tu novio, es un puto muerto viviente.
-Y tú un puto mamón –replicó ofendido.
-Nos salió respondón el zombie -masculló intentando retener entre sus brazos a la mujer que no paraba de moverse cual anguila bajo el mar.
-Suéltame y deja que vaya con él, tengo que ayudarle.
-No hay cura posible.
-Si la hay.
-No.
-Si.
-No, lo siento –contestó atrayéndola hacia él y restregándose contra sus nalgas-, ahora no es más que un parásito.
-Entonces ¿no podemos curarlo? -preguntó disfrutando del roce.
-No Ambrosia, es un caso perdido.
-Dios mío -sollozó dándose la vuelta, enterrando la cara en su fornido torso y apoyando las palmas en sus bíceps-, ay que fuerte eres.
-Joder tíos que estoy delante, un poco de respeto ¿no? -gruñó Feliciano mientras una gota de sudor resbalaba por su frente, ver a esos dos sobándose lo estaba poniendo cachondo.
-Ay Feli lo siento -contestó Brosi sonrojada-, pero es que tu nunca has tenido estos brazos de acero.
-Ni tú las tetas de tu vecina y sin embargo ahí estuve aguantándote.
-Pasa del apestado y vámonos de aquí -musitó el hombretón llevándosela hacia la salida.
-¿Me vais a dejar aquí sin nada que llevarme a la boca? -demandó intentando una vez más desatarse.
-Muérdete la lengua y aliméntate con ella -espetó el compañero de Brosi.
-Los vivos sois crueles y unos egoístas de mierda.
-Siento mucho lo ocurrido cariñín, ojalá hubiese podido estar ahí cuando te infectaron para impedirlo.
-Si claro y cortarme el rollo con lo bien que me lo pasé. Tuve mi primer orgas... -calló al darse cuenta que había hablado demasiado. Su madre tenía razón todas las veces que le repetía que esa bocaza suya le perdería.
-¿Cómo has dicho? -interrogó Brosi frunciendo el ceño.

Feli exhaló exageradamente, ya no había marcha atrás, así que...

-La rubia tetona de tu vecina folla como una loca -se carcajeó de forma distorsionada-, eso es una mujer caliente y no como tú frígida de mierda.
-No hay mujer frígida, capullo -señaló Canaan-, eso sólo lo dicen “las malas lenguas”.
-Habló el catedrático -se mofó intentando ignorar la fulminante mirada de ella.
-Doctor honoris causa, pavo -aclaró el aludido-, y voy a darle clases particulares a tu novia.
-Pues te deseo buena suerte -se burló Feli-, la vas a necesitar, no gemirá ni pagándole.

Brosi logró despegar la vista del muerto y se giró hacia Canaan.

-¿Sabes? Siempre he querido comprobar si lo que se dice de vosotros es un mito o es una realidad.
-Pues ven conmigo bonita, te vas a enterar como las gastamos los de Zimbabwe.

Con decisión la llevó hasta la brillante mesa y cogiéndola de la cintura la sentó en la dura madera, le abrió las piernas y se posicionó entre ellas dándole un apasionado beso para ir rompiendo el hielo, los brazos de la chica le rodearon el cuello y lo atrajeron más hacia su tembloroso cuerpo.
Las grandes manos de Canaan resbalaron por sus hombros, mientras entrelazaba la lengua con la de ella y se deslizaron por su espalda en busca del cierre del coqueto sujetador.
Rompió el beso para poder apreciar lo que la tela ocultaba.

-¿Y a esto ese imbécil lo llama pequeñas? -demandó pellizcando los sensibles pezones.
-Es que se cree el ladrón que todos son de su condición.

Ambrosia gimió de placer cuando tomó una de sus enhiestas puntas entre los gruesos labios y llena de deseo tironeó de la camisa para tocarle.
Con dedos trémulos fue desabrochando los botones hasta que por fin sus manos pudieron llenarse con los tensos músculos de su tórax.
Le parecía increíble que durante 7 años hubiese pensado que Feli era un portento, cuando en realidad era un esmirriado.
Deslizó las palmas hacia abajo admirando cada gramo de piel y jadeó sorprendida cuando apresó la enorme erección que tensaba la tela de los pantalones.

-¿Todo esto es tuyo? -preguntó con voz chillona.
-No, es todo tuyo -afirmó restregándose contra la mano.
-Ay que mi amiga Rosa va a tener razón -gimoteó-, que no es un mito.
-No se quien es esa Rosa, pero no te quedes con las dudas, puedes comprobarlo por ti misma -indicó bajándose la cremallera de los pantalones para aligerar la presión.
-Eh tíos que estoy aquí -gritó Feli sudando la gota gorda.
-Cállate Feli -exigió Brosi con los ojos como platos al descubrir el tesoro que escondía su compañero entre las piernas-, ¿nadie te ha dicho que es de mala educación meterse en una conversación privada?
-Eso chaval -jadeó Canaan cuando ella cerró su puño a su alrededor-, además el profesor está impartiendo clase, así que calla y aprende.
-Bien dicho -anunció Brosi disfrutando de la seda de unos verdaderos 30 cm.-, pero vamos no te entretengas con mi ex y empieza con las clases que al parecer voy muy atrasada.
-Prometo que serás mi mejor alumna.
-Y yo prometo que como no saque matrícula de honor te denunciaré al director.

Canaan silenció sus labios con un ardiente beso enredando la lengua con la de ella, mientras rompía sin problemas el tanga situándose en la cremosa entrada.

Brosi se agarró a sus hombros cuando sintió como centímetro a centímetro aquella impresionante verga iba entrando en ella. Pensaba que se le saldrían los ojos de las órbitas cuando por fin se halló completamente empalada por aquel superdotado.

Unos metros más allá Feli -totalmente erecto- salivaba ante la visión del oscuro trasero oscilante, con la piel radiante como terciopelo negro, aquellas nalgas que empujaban contra su novia eran un bocado exquisito, digno del mejor restaurante de la guía michelín. De repente algo cambió y dejó de parecerle apetecible, sonrió maliciosamente al darse cuenta del motivo.

Canaan fue aminorando poco a poco los briosos embates hasta detenerse. Fijó la vista en ella relamiéndose ante lo que tenía frente a él.

Ante su repentina parada cuando ya se hallaba cercana al clímax, Ambrosia levantó la vista empañada por la pasión y buscó sus pupilas intentando comprender, Canaan la miraba de forma extraña, tenía los ojos inyectados en sangre, una espesa babilla caía por la comisura de sus labios, parpadeó al darse cuenta que eran los mismos síntomas que había presentado Feli días atrás.

-Oh, no -sollozó impotente.
-Oh, sí -replicó el amante zombie.
-Maldita sea, que mala suerte la mía, porque encima ahora me quedaré con las ganas.
-Pues haber elegido susto –avisó él lamiendo su garganta y apreciando el delicado sabor de la piel.
-¿Estoy jodida no?
-Bastante diría yo -rió apresándola con más fuerza.
-Vale, pues de perdidos al río -añadió empujando la pelvis-, haz lo que tengas que hacer, pero termina lo que has empezado.

El recién estrenado muerto renovó los empujes, acercando la olorosa boca a su oído.

-Eres mía -declaró arrancándole de cuajo la oreja.
-Joder que cabronada, con lo que me gustan los pendientes.
-Y a mi me gusta la ternilla de las orejas, ¡mierda! –bramó Feli desesperado viendo el banquete que se estaba pegando el psicólogo.
-¿Te quieres unir a la fiesta? -gimoteó ella a las puertas del orgasmo.
-Siii.
-Pues jódete... y llama a la vecinita... Oh sí, oh Dios, ese es mi profesor.
-Serás hija de puta -masculló hambriento y cachondo perdido-, suéltame al menos para que te de un mordisquito y pueda aliviarme solo.

Haciendo oídos sordos al capullo que no había perdido detalle, Canaan la tomó en brazos para continuar lejos de miradas indiscretas, antes de salir le dedicó una última ojeada al tonto del culo que se había dejado atrapar y le mostró el dedo corazón, luego sonrió y cerró tras ellos.

El compungido zombie maldijo por lo bajo su mala fortuna a la vez que se retorcía como un energúmeno para liberarse, aquellos dos no parecían tener intenciones de volver. Desesperado ante su inminente descomposición por inanición hizo lo único que podía hacer.

-¡Socorrooooooooo! –voceó a pleno pulmón al ver como su pie se separaba del resto de la extremidad.

FIN



Sueños Muertos (C.K.S)
Me quedé hasta tarde viendo la televisión, por esa razón, creía que el ruido de la puerta que me despertó había sido sólo mi imaginación. No le di importancia y me acomodé mejor en la cama para seguir durmiendo pero… seguía oyendo ruidos extraños en la casa. Constantemente se oían crujidos o cosas calleándose
, moviéndose pero yo jamás me levantaba; si nada llegaba a mi habitación, estaba todo bien. De todos modos, siempre tenía mi “palo protector” junto a mí, por las dudas, nunca está de más ser precavido.
Traté de ignorar los sonidos para volver a mi hermoso sueño en el que me casaba con mi amado Kellan Lutz, y lo estaba consiguiendo hasta que… pude sentir que algo entraba en mi cuarto. No podía ver nada porque estaba todo a oscuras pero podía oír una leve respiración y algo que parecía arrastrase lentamente hacia mí. Creí que sería sólo idea mía por el cansancio, además de que me daba mucha pereza estirarme un poco para encender el velador que se encontraba junto a mi cama; me acomodé para regresar a mi casamiento con Kellan cuando lo oí. Algo se estaba acercando a mí y… no eran ideas mías, podía oír claramente el sonido de algo arrastrándose y abriéndose paso entre todas las porquerías que tenía en el suelo, entre mi cama y la puerta.
Tomé mi “palo protector” mientras me sentaba lentamente, procurando no hacer ruido, y me estiré hacia el velador; al encenderlo, se me detuvo unos segundos el corazón. En el suelo, acercándose a mí, estaba mi vecino. Se veía terriblemente herido; le faltaban las piernas y un brazo, y estaba completamente cubierto de sangre y parecía tener marcas de mordidas en su único brazo y su cuello.
—Santo Cielo, ¿estás bien? —Muy estúpida la pregunta pero siempre sale en esos momentos.
Siempre había creído que no me daba asco ver sangre pero en estos momentos debía admitir que me daba un poco de nauseas, aunque no estaba segura si era la sangre o las heridas que dejaban ver claramente los huesos. Me acerqué despacio a él, que levantó la cabeza y con un rápido movimiento de su único brazo intentó agarrarme. Del susto, salté nuevamente hacia mi cama. El pánico comenzó a apoderarse de mí al verlo bien. El tipo estaba completamente desfigurado; tenía un ojo colgando, la mandíbula fuera de lugar y le faltaban trozos de carne como si se la hubieran arrancado a mordiscos. Tuve que contener las ganas de vomitar que se apoderaban de mí. No era una experta en el tema de heridas y esas cosas pero estaba completamente segura de que una persona normal estaría muerta en ese estado. Y en ese preciso momento lo recordé… “Puede que un día nos ataquen los Zombies, tienes que estar preparada”, esas habían sido las palabras de mi loca amiga obsesionada con las películas de esos muertos vivos.
¿Tenía un Zombie arrastrándose por el suelo de mi habitación? Debía estar soñando pero los quejidos y la desesperación de mi vecino por alcanzarme se veían y oían bastante reales. No sabía si en verdad estaba sucediendo, pero no estaba dispuesta a comprobarlo. Agarré mi celular que se encontraba bajo la almohada y aferrando fuerte mi “palo protector”, salté sobre él para no pasar a su lado y correr el riesgo de que me agarrara. El suelo estaba tan cubierto de sangre que resbalé y caí de culo. El tipo comenzó a retorcerse para voltear a agarrarme pero me levanté lo más rápido que pude y salí corriendo de mi habitación. En un principio pensé en salir por la entrada, como toda una persona normal, pero en cuanto puse un pie en el pasillo del edificio, más de esas cosas horribles se acercaban a mí. Entré rápido y cerré la puerta, ¿ahora qué mierda iba a hacer para salir? Aunque pensándolo bien, tal vez no era buena idea salir porque no tenía idea de lo que me esperaba allí fuera.
Estaba meditando qué hacer cuando noté que alguien me estaba observando y al levantar la vista, la vi… una niña de no más de diez años, de pie a unos pocos metros de mí. Estaba vestida con un vestidito blanco que se encontraba manchado de sangre, no tenía calzado y podía ver la mordedura que tenía en su hombro derecho… y la sangre que chorreaba de su boca.
—Mierda… —Maldije, al tiempo que corría hacia el balcón. La niña me seguía pero en cuanto salí, cerré el ventanal y ella chocó contra el vidrio dejando una gran mancha roja. Suspiré aliviada hasta que me percaté de que yo misma me había encerrado. No podía entrar y no tenía por dónde salir; estaba en un sexto piso, no había forma de que saltara—. Me quiero morir…
Al mirar hacia abajo comprendí que algo no estaba bien; eran alrededor de las cinco de la mañana y había algo fuera de lo normal… no pasaban autos ni colectivos, nada; pero lo peor no era eso, sino el grupo de personas desangrándose que estaban escalando los edificios a través de los balcones. ¿Acaso podían hacer eso? No recordaba haber visto alguna película de zombies en la que lo hicieran. Uno me había visto y comenzó a trepar, acortando cada vez más y más la distancia entre nosotros… ahora sí estaba en problemas.

14 comentarios:

  1. CHICAS Ade y Mariola ¿que decir ? que me encantooooooo y yo quiero un Canaan A UN QUE SEA ZOMBI ,JAJAJAJAJAJJAJ.

    ResponderEliminar
  2. C.K.S aunque realmente da miedo al leerlo ,me ENCANTOOOOOOOOOOOOOOO tu relato .

    ResponderEliminar
  3. jjajjjjjaj ay almejas, La Ambrosia tiene una pedrá que no es ni normal jajajajjaj. Que me meo toa. Ay, que comprensiva haciéndole entrar en razón jajjajajaj. Yo quiero un zombie machote también. Bueniiiiiiiiisimo Ay esas cabecitas valen para todo.

    CKC lo que más real me ha parecido fue lo de ¿Estás bien? jajajajj que bueno. Yo veo a alguien arrastrándose como un animalejo y lleno de sangre y desmembrado y seguro que le invito a subir a la camajjajjaj. Gracias cariño por enviar tu relato y tu foto antes de pasar por maquillaje.

    ResponderEliminar
  4. El comentario anterior es de INFECTADA X que me hago un lio con los perfiles jajjja

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajajaja... muy bueno el de las sokaly, no puedo parar de reirme... la desesperacion del novio zombie por ayuda cuando la mina se desvestia jeje... y que bajon que pase lo del final, la mina re feliz y el super machote se hace zombie... aunque bue, si esta tan bueno, se muere feliz jeje

    InfectadaX: la verdad yo llego a ver un tipo asi en mi cuarto y empiezo a los gritos pero bue... describi mi sueño, y ahi me levantaba y le preguntaba si estaba bien jeje

    Alisdei: jajaja gracias, me alegra que te gustara :)

    ResponderEliminar
  6. jajajajaa.me gusto del novio zombie..jejeje,..me encanta chicas,pero como todos son muy bien(mmmmm)jejejeje
    Y de C.K.S,Me encanto el parte de ¿Estas bien? Eres una belleza,siempre perfecto..Me gusto leerte..
    Y saludos y besos babosas por todos..mu@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
    Angy

    ResponderEliminar
  7. La de veces que habré leído la locura de relato que escribimos y no puedo para reírme.

    ¿Visteis como se nos va la olla? De muy mala manera, pero ¡qué carajo! Disfrutamos mucho escribiéndola y las carcajadas que soltamos os aseguro que no están pagadas.
    Así que nuestro cometido se llevó a cabo si logramos que los demás también soltaran unas cuantas.

    Alisdei, Infectada, C.K.S Y Angy muchas gracias, sois unos soles y os auguro con mi poder de bruja que encontraréis a un Canaan con TODO su poderío, jajajaja.

    C.K.S. Me gustó lo que escribiste, pero dudo que yo le hubiese preguntado nada al vecino, de sólo imaginármelo me da un repelús que no veas.

    Besos para tod@s

    ~Ade~

    ResponderEliminar
  8. Para Ade y Mariola.

    Chicas, no pudisteis dejar que Cannan terminara sus lecciones? Y que es eso de mandarlo lejos de miradas indiscretas, si a Feli le estaba gustando el espectáculo.
    Buenísimo chicas, me gustó mucho, muchisiiiiiiimoooooooo.


    Para C.K.S. me gusto mucho tu relato. Ahora, yo me veo a mi vecino arrastrándose por el suelo de mi habitación y con sangre o sin ella, directamente me agarro a mi "palo protector".

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Bueno se que no suena muy glamoroso, pero me tube que cambiar de braguillas despues de leer a Ade y Mariola, jajajajajaajaj, porque no me he reido tanto en mi vida, ajajajajajaj, es que de verdad me ha costado mas de media hora el relatito, porque las lagrimas de la risa me impedian ver,a jaajajjajjajajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj(que me atraganto)jjjjajaajajajajajajajajajaajj
    Muy bueno, y es que me he imaginado hasta el asqui-mienbro del novio, ajajaajajajajaajaj
    ni viagra ni ná, jajajaajajajaj
    magnifico, genial, genuino y sublime, chicas teneis un potencial que es digno de mencion, de aqui al pulicher de com, ajajajajajajajaj

    C.K.S. pues esta de miedo, en serio, con lo de la niña de blanco casi me da algo, uuuuuuu(escalofrio) que yuyu, ajajajajajajajaj
    me ha encantado mi reina, y cero que no terminara buen bien esta pobre mujer soñadora, ajajajajajaj y la foto, estupenda, ya sabia yo que me iba a gustar, creo que la enmarcare en mi casa, y cuando vengan los vendedores ambulantes se la enseño y les digo que es mi prima, que viene enseguida, ajajajaajjajajajajaj

    Bueno, estos dos relatos me han facinado, creo que me los voy a leer otra vez, ajajajajajaj

    kisses my little Zombies (propiedad de Karol) uuuuuaaaarrrgggg!!!!!!!!!!
    Irene

    ResponderEliminar
  10. El relato de Ade y Mariola me hizo reir mucho madre que imaginación tinen chicas hacen que una piense en un zombie como galan. El relato de CKS me dio realmente miedo

    ResponderEliminar
  11. ADEEEE MARIOOLAAAAA... solo vostras dos podéis poner cachondos perdidos al personal con un zombie en descomposición, jajajajajajajajaja:D

    Os quedó genial, humor, terror, asquito (babas, sangre y mal aliento baaahhhhh;D, y como no, el puntito Ade y Mariola, por supuesto:;D

    Me gustó mushisisisisimo;D aun me estoy riendo;D

    Cks, que miedooooooooooo;D de verdad maja, que segun leia miré hacia atras al menos diez veces para estar segura de que estaba sola jajaja;D te quedó mmmuuuuyyy bueno;D

    Infected kisses my little Zombies...

    ResponderEliminar
  12. Ade/Mariola Hay no chicas definitivamente entre ustedes dos a mi me va a terminar dando algo... de la risaaaa Diossssss yo q me rio sin carcajdas e soltado unas cuantass!!! Cda vez q me acuerdo me sonrio solaaaa nenas q mas que decir que les ha quedao genialesss!!!!

    C.K.S lindaaaa nos sacastes lo malo maloteeee de los zombies jeje me encantooooo y la foto nena muy buen efecto la del ojoo!!!!!! te felicito linda saludos!!!!

    ResponderEliminar
  13. No os podéis hacer una idea la ilusión que nos hace, tanto a Mariola (la pobre no puede comentar, está delinquiendo con la línea de internet de un vecino porque la suya está muerta, si, lo sé, es una choricilla, jajajaja) como a mi, el saber las carcajadas que habéis soltado y que por un instante fuisteis felices.

    Así nos gusta, a reír chicas que la risa es sana.

    Os queremos.
    Las sokalys (alias las almejillas, jajaja)

    ResponderEliminar
  14. los dos increibles enserioooo! ;)
    ahhh el de ade i mariola hahah q cachondeo
    de verdad...la tia lo qeria arreglar todo con sexoo hahahah igual ubiera funcionado xD
    HAAH besos!

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y EXPANDIR EL VIRUS