Blog de referencia en el universo zombi. Donde también encontrarás todas las novedades de los géneros literarios (juvenil y adulto).

infectadosblog@gmail.com
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

SEMANA DEL RELATO ZOMBIE, HOY: KAROL SCANDIU

Hola infectad@s, nuestra "querida" little zombie© Karol Scandiu, nos ha enviado el 2º relato participante en esta "SEMANA DEL RELATO ZOMBIE". Que más que un relato también podría ser el Quijote pero con zombies ;) (porque el concurso es en una semana, si hubiese sido dentro de un mes esta mujer nos manda la obra por tomos jajajaj) Nosotros hemos disfrutado mucho leyéndolo esperamos que vosotros también. Muchas gracias, Karol. Un saludo de INFECTADO CERO




Supervivientes X en........ Zombies, Vampiros y chicas.... (1ª PARTE)

—“Unos días alejados de nuestros padres, cerveza frías, pelis pornos y tías borrachas, seguro que me agradeceréis de por vida” —dijo Jonny haciendo una imitación sarcástica de la voz de Drew—. De por vida... de por vida las collejas que te voy a dar, pedazo capullo —finalizó propinándole un golpe en la nuca a este.
—¡Queréis callaros de una puta vez! No oigo que lo que esta pasando fuera —Nate pegado a la puerta del almacén, sujetando un bote de spray de pimienta, les echó una mirada furiosa hacia sus dos amigos.
—¿Quieres saber lo que esta pasando fuera? Yo te lo diré —empezó Jonny levantándose y poniendo la manos en alto, como siempre cuando se alteraba, parecía que echaría a volar moviendo los brazos arriba y abajo—. Fuera, las “titis” que tendrían que estar a hora mismo con las bocas en medio de nuestras piernas, están chupando algo húmedo y duro, y no es precisamente una...
—¿Por que siempre tienes que ser tan “burro”? —le interrumpió Drew—. Estas chicas están muertas tío, ten un poco de respecto.
—¿Respecto? Iros a la mierda... ¡Los dos! —dijo dirigiéndose hacia el fondo del pequeño cuarto y haciéndose con una chocolatina de la estantería—. “Un poco de respecto”, ¡Anda ya!, el respecto me lo paso por el forro.
—Ya es difícil encontrar una salida, así que no lo empeores, ¿de acuerdo?
—¿Qué salida, Nate? Estamos metidos en el almacén de un colegio publico, de un puto pueblo perdido en medio del desierto de Arizona, rodeado de zombies, y nuestra única arma es un puto bote de spray de pimienta —le contestó Jonny—. Quieres tirar esta mierda ya. ¿Que vas a hacer con eso? ¿Se lo va a dar para que puedan poner un poquito de “picante” en tu cerebro antes de comértelo?
—Gilipollas... —resopló Drew en voz baja.
Ah, ¿ahora el gilipollas soy yo? Déjame recordarte, otra vez, que fue tuya la idea de venir hasta aquí.
Perdóname por no saber que un puñetero virus infectaría a todo el mundo, y que acabaríamos rodeados de zombies —contestó Drew tomándole de la mano a Jonny la chocolatina.
—¡Hey! Búscate una para ti —dijo este apartando la mano—. En cima de que vamos a morir por tu culpa te quieres comer mi chocolate.
—Vete a la mierda, Jonny.
—No, vete tu a la mierda —le contestó Drew y empezaron a golpearse mutuamente, cayéndose al suelo, en lo que en lugar de una pelea, parecía el revolcón extraño de dos perros borrachos.
—¡Queréis dejarlo ya! —Nate habló empujando con el pie a sus amigos, como si estuviera matando cucarachas en lugar de para una pelea (¿pelea?)—. O paráis, o... o... os echo spray de pimienta —dijo por fin apuntando hacia lo dos.
—¡Quita esa mierda de mi cara! —dijo Jonny empujando el spray a la vez que se levantaba.
—Estamos jodidos, muy jodidosDrew recogió la barra de chocolate y se dispuso a comerla, cuando Jonny le propinó otro golpe en la nuca haciendo que esa saliera despedida.
—¿Jodidos? Claro que estamos jodidos, pedazo descerebrado...
Dejádlo ya... —dijo Nate acercándose de nuevo a la puerta.
—Yo no soy un descerebrado, tu si que eres un... —miró a Jonny quien se había detenido, poniendo su mejor cara de mala leche, y sujetando un bote caliente de refresco—. Al menos sabemos que cuando nos cojan, yo seré el primero en morir —finalizó por fin dándole un bocado al dulce.
—¿Qué dices? ¿Estas tonto? Eso como se supone que tiene que ofenderme, o lo que sea —Jonny ahora le miraba, algo mas “enfurecido”.
—Lo que intento decir es que, cuando nos cojan, a mi me comerán primero, porque soy el ÚNICO que tiene cerebro aquí. En cuanto se acerquen a ti y vean que lo que tienes dentro de esta... cabezota tuya —dijo haciendo una señal circular en el aire como si señalara la cabeza de Jonny—, y vean que lo que hay dentro no es masa encefálica sino MIERDA, pasaran de ti, y me comerán a mi.
Jonny y Nate se quedaron en silencio. No sabía exactamente que intentaba decir Drew con aquello, nunca le habían visto enfadado, así que seguro intentaba ofenderles, ¿o no?
—Eres tonto —dijo Nate por fin rompiendo el silencio.
—Si tío, eres tonto —se detuvo entonces mirando fijamente al bote de refresco y una vez mas volvió a mirarle a Drew—. Espera un momento. ¿Acabas de decir que tengo mierda en la cabeza? —dijo por fin con los ojos como platos.
—Anda “que las coges al viento”, Jonny —contestó Nate, mientras Drew ponía los ojos en blanco y resoplaba.
—¡Lo que yo decía! Ahí dentro, no hay ni sombra de de cerebro, solo una laguna de testosterona y cerveza.
—Te voy a matar —dijo entonces Jonny lanzándose sobre su amigo.
—Parad de una puta vez, ¿vale? —se puso en medio Nate—. Estaros en silencio... dos minutos, ¿es mucho pedir? Solo dos minutos, ¿de acuerdo?
Los dos amigos se miraron, y se dieron una patada mutua con los pies pegados al suelo, a lo que Nate respondió con un amago de echarles spray de pimienta en los ojos. Así que se apartaron y se sentaron lo mas alejados el uno del otro, que el pequeño cuarto permitía.
—Que si tengo mierda en la cabeza... —bufaba Jonny en voz baja, mientras Drew desde la otra punta le imitaba poniendo caretos.
—¡Joder! Sois como críos —resopló Nate y se sentó cerca a la puerta.
—Paso de vosotros. Cuando salga de aquí, no pienso volver a veros en mi puñetera vida —finalizó Jonny abriendo por fin el bote de refresco, que emitió un agudo y gaseoso ruido, esparciendo cola por todos lados.
—¡¿Eres imbécil?! —le pinchó Drew.
Shus —les chistó Nate—. He oído algo.
—¿El qué?
—No lo sé, Jonny, si lo supiera lo diría —se acercó un poco mas a la puerta mientras los otros dos se levantaban y se acercaban a él.
—Yo no oigo nada —suspiró Drew.
—Yo tampoco —Jonny completó tocándole el hombro a Nate.
—He oído algo, estoy seguro.
En este instante las luces del pequeño almacén se apagaron, haciendo que los tres se agarrasen con fuerza, chillando en la oscuridad.
—¡Callaros ya! —gritó Nate.
—¡Genial! Ahora, ademas, estamos a oscuras. Ahora si estamos... —Jonny se vio interrumpido por el chasquido metálico que sonó cerca, demasiado cerca.
—¿Jonny?
—¿Qué? —contestó de mala gana Jonny a Drew.
—Eres tu el que me esta sujetando la mano derecha, ¿verdad?
—Si, claro que soy yo.
—¿Nate?
—¿Que pasa ahora, Drew?
—Y tu eres el que me sujetas la mano izquierda, ¿no?
—Por Dios, Drew, claro que soy yo —contestó Nate claramente molesto y aun intentando oír o ver algo.
—Entonces... ¿quien me esta tocando el culo?
Los tres, en plena oscuridad, se giraron sobre sus talones, aguantando la respiración (y apretando los esfínteres), hasta que sintieron en sus rostros en olor nauseabundo.
Jonny rebuscó con prisas en los bolsillos de sus amplios pantalones el mechero Zippi que sabía estaría allí. No iba a ningún sitio sin su mechero “de la suerte” y uno que otro “cigarrillo de la alegría”.
Lo encontró por fin. Lo levantó lentamente, sintiendo como sus amigos seguían sin mover ni las pestañas, y tras dos intentos fallidos (a la tercera la vencida), el mechero se encendió, iluminando el rostro deformado, podrido y apestoso del que un día hubiera sido el cocinero del instituto, al juzgar por su gorro blanco y largo.
Gritaron mientras miraban al zombie. Gritaron mirando al amigo que tenían a su izquierda, luego al de la derecha, y por fin el ultimo grito una vez mas hacia el zombie, quien enseño los ennegrecidos y viscosos dientes, y el mechero se apagó.
Seguían gritando, mientras el zombie gruñía en la oscuridad. Se oían golpes, de echo, golpeaban todo lo que se les acercaba sin importar demasiado lo que era.
En las estanterías todo lo que al tacto pareciera un arma, servía para que la empuñaran como tal, y se dispusiesen a golpear el aire, como si matasen moscas en la oscuridad.
Por fin Nate alcanzó la puerta, y abriéndola dejó entrar la luz del exterior, que aun que escasa, fue la suficiente, y los tres amigos salieron de su escondrijo, encerrando allí al zombie “cocinero”.
Seguían mirando hacia la puerta, respirando agotados y temblorosos.
Nate sujetaba el spray de pimientas en una mano, con el dedo hasta el fondo, porque lo había agotado del todo durante los menos de dos minutos que estuvieron allí a oscuras con el zombie. En su otra mano sujetaba un gran espumadera, en la cual se veía colgando lo que parecía un pedazo de carne, o piel cruda, que le provocó a Nate un arcada en cuanto la miró.
Drew tiritando como si estuviera en polo sur, sujetaba con ganas entre sus dos manos el palo de un escoba, y en sus pantalones tenía la prueba de que para pelearte con un zombie en la oscuridad, todo el mundo debería de ir a mear antes.
Jonny movía la cabeza lentamente arriba y abajo, no se sabe si intentando calmarse, pero en la mano en que no tenía su mechero de la suerte, sujetaba fuertemente un largo y blando chorizo, tal cual espada de guerrero.
Nate y Drew le miraron con cara de “donde vas tu con eso”.
—¡¿Que?! —preguntó devolviéndoles la misma mirada, y sujetando con mas fuerza el chorizo, como si fuera realmente el “arma del siglo”.
Los gemidos y gorgoteos húmedos sonaron tras ellos, y se giraron al unisono, viendo entonces al grupo de chicas semi desnudas, con sus rostros deformes y hambirentos, con algún que otro trozo de carne sobresaliendo de sus bocas.
—¡No me jodas! —exclamó Nate.
—¿Alice? —preguntó Drew mirando a una de las chicas, recibiendo como contestación otra colleja, en este caso, de parte de sus dos amigos.
Su voz pareció enfurecerlas, y se lanzaron sobre ellos.
Se miraron una vez mas como si intentasen pensar a la vez que hacer. Jonny tiró contra ellas el chorizo, lo que hizo que se parasen, y empezaron a pelearse por el trozo de embutido.
Les miró a sus amigo, arqueó los hombros y las cejas, y los tres echaron a correr en dirección a la puerta de salida del gran comedor.
Una vez fuera se detuvieron a respirar, y mirar hacia donde irían.
—¿Y ahora qué?
—Al coche —gritó Nate, ya un par de metros alejados de ellos, y corrieron en la misma dirección.
—Las llaves... me dejé las llaves en el abrigo.
—¡Eres gilipollas! —Jonny habló mientras le propinaba otra colleja a Drew.
—¡Está abierto! —dijo Nate, sin tiempo a nada mas, al ver que ya los zombies estaban cerca.
Se metieron en el coche, y mientras Jonny intentaba hacer un “puente”, Drew cogió su mochila y encontró su móvil.
Respiró aliviado, y en cuanto vio en la pantalla las veinte llamadas perdidas de su madre, sabía a quien llamaría.
Oía como sonaba la señal de espera, mientras Jonny seguía haciendo uso de sus habilidades “mecánicas” y Nate le recordaba una y otra vez, empujando su hombro que los zombies se acercaban.
“—Dígame.”
—¡Mama! —contestó eufórico Drew—. Mama, escuchame.
“—Drew Collin Junior. Estas en un buen lío, muchacho...”
“—Mama, por favor, escúchame, estamos en... “
“—¿Donde narices te has metido? Llevo llamándote toda la tarde. Cuando vuelvas estarás castigado sin tele una semana “—su madre le seguía tratando como si tuviera doce años, aun que hacía mucho los dieciocho habían llegado.
Escúchame, vale... estamos en un pueblo, en Arizona, no sé el nombre exactamente. Hay zombies por todas partes, y quieren comernos y...
“—¡¿Que hay qué?!” —exclamó su madre en estado de shock—. “¿Qué es lo te estas metiendo, muchacho? Te estas “fumando cocaína de estas”, ¿verdad?”
—Por Dios Mama... no he fumado nada —no era del todo verdad, pero ese no era el caso—. Y la cocaína no se fuma, lo que se fuma es... olvídalo, ¿quieres?. Hay zombies, muertos que caminan, difuntos que reviven de la muerte, seres sin vida caminando por la tierra, cadáveres hambrientos de carne humana... ¡joder!, tienes que llamar al puto ejercito, y decirles que vengan.
“—Esa boca, muchacho. No es así como te he educado. Estos tacos, las drogas... todo culpa de los amiguetes estos que tienes. Nunca me han gustado.”
—Mama...
—Sabes que señora —dijo entonces Jonny tomándole el móvil de manos de Drew—. Es usted una petarda, así que olvídelo. Vuelva a ver el “Premio Justo” —colgó el teléfono, y se lo entregó a Drew.
—¡¿Que has echo?! —este gritó con los ojos casi fuera de sus órbitas.
—¿Como se te ocurre llamar a tu madre, pedazo de capullo?
—Mi madre es...
—Tu madre... no te diré lo que es tu madre, así que ten el teléfono y llama al puñetero 911, ¿de acuerdo? —Jonny le contestó.
Nate seguía mirando fijamente por la ventanilla, recordando a cada poco que las zombies seguían acercándose.
—Vale... llamando al 911 —Drew resopló y marcó el numero—. Pero cuando volvamos, le pedirás perdón a mi madre —pasaron dos segundos hasta que volvió a hablar—. ¡Ups!
—¿Y ahora qué?
—Se ha acabado la batería.
—Si es que... —Jonny gruñó y cogió su mochila en busca del cargado del coche.
—Coge el tuyo —le dijo Nate por fin dirigiéndose a ellos.
—Lo tenía en mi abrigo.
—Al final no soy el único que se olvida las cosas —habló con sarcasmo Drew.
—Me dejé el puto móvil, no las llaves del coche.
Drew enchufó el cargador y el móvil a este.
Jonny consiguió hacer arrancar el coche, y os tres chillaron a la vez de alegría, viéndose interrumpido por el choque del cuerpo de una de las chicas zombies contra el capo del coche.
Aceleraaaaa —gritó Nate, y Jonny piso al fondo el acelerador.
—Que poco ha faltado —suspiró Nate.
—Ya está, ya puedo intentar llamar —dijo Drew, pero en lugar de llamar a emergencias, hizo lo suyo, y llamó nuevamente a su “Mama”.
Gruennn uarrrrrr —fue lo que recibió por contestación.
—¡¿Mama?!
—¿Has vuelto a llamar a tu madre? Dame eso —le gritó Nate y le tomó el teléfono, poniéndole en manos libres.
Uarrrrrrr grreeeeeennnnniiiii.
—¡¿Pero que cojones es eso?! —dijo Jonny a la vez que encendía la radio.
“—CORRED, ESCONDEROS, YA ES REAL, EL VIRUS HA CONTAMINADO TODA LA COSTA OESTE. HUIDE LO MAS LEJOS QUE PODÁIS —el asustado locutor gritaba desesperado.
Jonny apagó la radio, mientras que Nate colgaba la llamada, y los tres se quedaban en silencio mirando al frente.
Pasaron por una gasolinera, y ya se veía como el que repostaba los coches se estaba “cenando” a un conductor, y así las demás estaciones de servicios que se encontraron en los siguientes cincuenta kilómetros.
—Vamos a morir a todos —dijo por fin Jonny sin quitarle el ojo a la carretera.
—No. Sobreviviremos. El mundo no se acabará, no mientras los tres esteamos juntos. Lucharemos, y un día, nuestros descendientes podrán hacer de éste un mundo mejor —Nate en tono firme y conciso dio su pequeño discurso.
Jonny y Drew le miraron en tono serio.
—¿Estas diciendo que tu, Jonny y yo, somos la esperanza del mundo?
—Seguramente —contestó convencido Natte.
—Si... ¡vamos a morir todos!

KAROL SCANDIU
continuará Fin;D

19 comentarios:

  1. Diosssssss!!!!!!!!
    Como todo, todo, todo, lo que hace mi Karol, perfecto, sorprendente y lo mejor del mundo, porqeu me cage, literalmente hablando con el zombie en la oscuridad, y me meé, literalmente de risa con lo de el chorizo, ajajajajajajajaj
    y me emocione con el discurso final, ajajajajajajaj
    sip
    definitivamente "van a morir todos"

    jajajaajjajaajajjajaajajajaj............jajajajajajajj...........jajajaajajjaj.............haahajjajaajajajajajj
    Eres la dueña del mundo mi Karol, como puede una cabecita humana albergar tamaña virtud y sabiduria, ajajaj
    te quiero mi vida, mi Karol
    Irene

    ResponderEliminar
  2. Y es asombroso lo que puede llegar a escribir en un solo día. Lo que decimos es genial. Lo suyo es escribir y así de bien y encima tiene tiempo para todos. Besos Karol (cada día eres más importante en este munco blogosférico para todos nosotros porque te lo has ganado)

    ResponderEliminar
  3. Ay Dios, no he podido para de reír, no sé ni como he logrado llegar al final con las carcajadas que estaba dando.

    Karol, este relato lleno de tan buen humor te quedó de vicio, entre la pimienta, el chorizo, el "entonces... ¿quién me está tocando el culo?" y todo ya no podía más, que dolor de tripa.
    Pobre mundo si esos tres son su salvación, jajajaj.

    Bravo, Karol.

    ~Ade~

    ResponderEliminar
  4. SOKALY,A CURRARSE UN RELATO EROTICO DE ZOMBIS ALEEE!! JAJAJA

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajja.... despues de un día horrible, llego y veo que se ha publicado mi relato, y que ademas, lo habéis disfrutando, y me hicisteis sonrojar con vuestro comentarios;D

    Gracias a vosotr@s quienes desde siempre han estado apoyandome, leyendome, y sobre todo brindandome con vuestra amistad;d

    Me alegra que os haya gustado, que os haya echo reír, y si todo sale bien, la semana que viene, ya me igual que sea por concurso o no, os traeré la secuela, y asi al menos nos echaremos unas risas;D

    Gracias mi Irene, como siempre me llenas el corazón de alegria,
    Gracias mi InfectadaX, creo que sobra decir cuanto te quiero, te aprecio, y que mi corazón ya tiene un situado "tatuado" (jeje) tu nombre en letras mayusculas;D
    Gracias mi Ade, como siempre alla donde voy, tu presencia me sigue, y nunca quisiera alejarme de ti;D

    Y si, uniendome a Infectado Cero, me muero por un relato Zombie-Erotico jajaja
    Os kiero y me voy, que al final me sale el comentario mas largo que el relato;D

    Infected Kisses, my litlle zomnies graaaaaannnn;D

    ResponderEliminar
  6. hola todos...jajaja, puro risa..me gusto lo del choriso..jajajaa..es perfecto Karol,me encanta.siempre todo tus historias son perfectos...jajajaa....abrazos x todos..lo quiero
    bye - byeeeee....jejejeje

    ResponderEliminar
  7. Hay ya va jajajajajajajjajajajajjajajajajjajjajajjajajajaajajajajjajajajajajjaja

    Sorry no pude dejar de reirme desde que empece a leer hasta q termine!!!

    Y al reves si esos 3 son la esperanza de la humanidad los jodidos somos nosotros ajajaja!!!!

    Mi Karol lo del Cerebro de MIERDA, el "entonces... ¿quién me está tocando el culo?", el chorizo y el comentario final no lo voy a olvidar jasma de los jamaces!!!! aun me seco las lagrimas de la risa nena!!! me alegrastes el dia!!

    Te mando un millon de besos mi Karol y esperare ansiosa es secuela saludos!!

    ResponderEliminar
  8. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA... dios, no puedo parar de reirme!! Me los imagine agarraditos de la mano y al otro que lo tocaban por la retaguardia jeje... muy bueno Karol!!
    Bue... llegue un poquito tarde pero al final llegue a leerlo jeje... ahora me paso por el blog de Karol a comentarlo tambien.
    Por dios, muy bueno estaba... ademas me hizo acordar a mi hermano y sus dos amigos que son unos mas boludo y mas cagon que el otro jeje

    P.D.: Infectado... si mi galletita se la comio un zombie me la banco porque ni en pedo me acerco a uno... pero si son mis hermanos, los cago a palos y finjo que eran zombies para que mis papis no me reten :p

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja... gracias querid@s;D
    A cada momento me alegro mas de haberlo escrito. Con saber que os he echo reír un rato, y pasarlo bien, soy la mas feliz del mundo;D

    Infected Kisses My Litlle Zombies ;D

    ResponderEliminar
  10. Recién vengo de su blog!!! es impresionante lo que esta honorable mujer puede hacer!!!
    Hola, aqui Gael, otra vez, gracias por invitarnos, seguro cuando Holkan se entere, no va a dejar de pensar qué relato sería mejor. Él estará más que loco por participar, ya te había dicho que el es amante de los zombies, bueno, tiene la manía de ecribir, tripas, sexo y sangre por todos lados, pero considero que es bueno. Espero les gute lo que les enviaremos! :)

    Au Revoir~[Reit3r Ga3l]!!

    ResponderEliminar
  11. ¿En serio habrá secuela? Yujuuuuuuuu.

    Es imposible Karol que no te siga allá donde vas, bueno, lo que es en tu casa no me voy a meter porque hay ciertos momentos que tienen que ser privados, jeje.
    Pero es que escribes tan bien que enganchas y contigo soy algo así como un pececillo que cayó en tu anzuelo. Eso sí, no tires mucho que la garganta ya la tengo algo irritada, jodio pincho, jajaja.

    Besos para tod@s.

    ~Ade~

    ResponderEliminar
  12. Ay Karol el relato sencillamente genial, como me divertí con él y el final sencillamente hilarante hay que ver que confianza se tienen los unos a los otros ¡Sí vamos a morir todos! todavía me estoy riendo con eso.

    Felicidades chica por esta historia, es la leche y si hay secuela no me la perderé por nada del mundo.

    Un besazo

    Mariola.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Mierda, que he borrado mi entrada yo misma. Hay que fastidiarse lo que hace el calor.....
    La vuelvo a poner.

    KAROL. ESTO ES EN UNA PALABRA COMO DIJO ALGUIEN: IM ..... PRE ..... SIO...... NAN......TE

    Te ha quedado de vicio. Ya intuia yo tu sentido del humor en alguna línea de antiguos escritos, pero esto te ha quedado de .....
    Me he reido un rato con ello y sobre toda con la presentación que te han hecho:
    Que más que un relato también podría ser el Quijote pero con zombies ;) (porque el concurso es en una semana, si hubiese sido dentro de un mes esta mujer nos manda la obra por tomos jajajaj)
    Jod...y¿ es que ibamos a esperar de una mujer que para describir un beso entre dos personajes gasta cuarenta renglones sin repetir ni una sola palabra en ninguno de ellos? ja, ja,

    ESA ES KAROL. BESOS Y FELICIDADES, SEGURO QUE ERES UNA DE LAS FINALISTAS.

    ResponderEliminar
  15. Ains mi Ade y mi Mariola... si es que sois de lo mejor;D
    Y os aseguro que haré la secuela, y espero haceros reir, como minimo, hasta que os entre un flato, jajajaja;D os kiero, y sigo esperando mi relatop Zombie-Sexi-Erotik-caliente, jajaja, que me emociono, pero no se os ocurra matar a Aldair para el relato, que sino me da un patatus,jajaja;D

    Gracias mi querida Zayas;D como siempre haciendome sonrojar con tus palabras, y me alegro mucho de haber coneguido sacaros unas risas y sonrisas, que son cosas que nos faltan los días que corren;D
    Jajajaja... ""¿ es que ibamos a esperar de una mujer que para describir un beso entre dos personajes gasta cuarenta renglones sin repetir ni una sola palabra en ninguno de ellos?"", que bueno... si es que yo con los besos es que me emociono, jajaja,

    Infected Kisses my little zombies;D

    ResponderEliminar
  16. Lo del chorizo, genial, lo del spray, también, lo de, "entonces quien me toca el culo", también, pero lo de la madre viendo el "premio justo", terminó por partirme de la risa.
    Muy bueno Karol.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Gracias Iris;D me alegra que te hayas reido un rato;D

    Infected kisses my little Zombies

    ResponderEliminar
  18. Jajaja... que se me olvidó, que el relato si tiene título, y es "Supervivientes X - El Principio"

    Infected kisses my little Zombies

    ResponderEliminar
  19. hahahahhahah! no lo e podido disfrutar mas xD
    VAMOS A MORIR TODOS! biennn! xD DESDE luego descendientes ninguno hahhahh! el chorizo, el culo, esos q se pelean a mas no poder, yo digo estoy aii i me da algo o quizas cogo una pistola i le vuelo el seso a todos esos xD HAHAH! me encannToo...en mi fic tmb ai zombies pero no sabia como exponerlos tuu le as dado un toque increible chica! TU LO VALES!! ;) Kiss!

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y EXPANDIR EL VIRUS