Blog de referencia en el universo zombi. Donde también encontrarás todas las novedades de los géneros literarios (juvenil y adulto).

infectadosblog@gmail.com
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

RELATOS DE SEGUIDORES

Hola infectad@s, como hemos visto vuestros comentarios a favor de que se publiquen las dos continuaciones de los relatos que participaron en la SEMANA DEL RELATO ZOMBIE, en este caso el de Irene comendador, hemos abierto esta nueva sección que se llama "RELATOS DE SEGUIDORES" aquí podéis leer la continuación del relato "ESTÚPIDOS ZOMBIES" por Irene comendador.


Un saludo y recuerden que un zombie sin cabeza ya no es peligroso INFECTADO CERO





*Puedes leer la primera parte aquí* http://infectadosblog.blogspot.com/2010/07/relatos-de-infectadoshoy-irene.html
¡¡¡Estupidos zombies!!! (Parte 2) IRENE COMENDADOR


Y allí agarrada a la piedra casi hasta con los dientes lo pude sentir, ese aliento en mi nuca con olor nauseabundo y que infectaba el ambiente por completo solo podía ser una cosa ¿que mas que un putrefacto zombie podría emanar ese hedor insoportable?

Iba a morir, o peor aun, porque ahora en esta vida había algo peor que la muerte y era ser un desgraciado no-muerto, que vagara por la tierra en busca de carne humana, con el suculento postre de cerebros y vísceras, y es que el solo pensar en convertirme en uno de ellos, ya me daban ganas de pegarme un tiro, pero la situación no me dejaba tiempo para nada, ni para sacar el arma y volarle la cabeza al gilipollas apestoso o la mía propia. Si, estaba jodida de verdad y el último pensamiento que paso por mi mente fue la cara de mi Jack, sus profundos ojos color verde, su bonita boca con labios llenos y suaves.

“Jack, lo siento, te quiero”

Dije en un susurro y cuando mis ojos inconscientes se cerraron para soportar el dolor de la mordida del inmundo, algo me golpeo el pelo, una salpicadura de líquido espeso, que se adhirió a mis cabellos, dejando la sensación en dicha zona como una plasta repulsiva.

Volví mi cuerpo lentamente, preparándome para la terrible visión que me pudiera encontrar, y un hombre gordo y feo, vestido con harapos y lleno de sangre seca, me apuntaba con una f-18 hornest, con el cañón aun humeante por el disparo que al parecer había terminado con la no-vida del maldito zombie que quería hincarme el diente.

Y quise darle las gracias, pero el seguía sin apartar el arma de mi cara, como si yo fuese un roñoso muerto.

Empecé a hablarle lentamente, para que bajara su arma, es mas, no tardaríamos en tener visita de los primos del que descansaba en el suelo, con los sesos mitad contra la pared mitad escondidos entre mi pelo.

Al parecer entendió por mis explicaciones inteligentes que no podía ser una de ellos y bajo su arma, dándose la vuelta sin pronunciar ni una palabra y dejándome casi en estado de Shock,

_ ¡¡¡Espera!!!, podemos defendernos juntos, yo tengo que llegar hasta el ayuntamiento_ le dije intentando sonar amigable y quizás demasiado sensual para lo que el extraño requería

Pero debía pensar que sus armas y compañía me daban mas posibilidades de éxito que si hacia las cosas sola.

_ Yo no necesito compañía, trabajo solo_ dijo con la voz ronca y sin ni siquiera volverse a mirarme

_ Pero si te acompaño tendremos mas posibilidades de salir de aquí_

_ No, ve por tu camino y yo iré por el mío, de todos modos estarás muerta en segundos_

Seguía andando y vi que se aproximaba a un coche que estaba en la mitad de la calle, lleno de mierda y con el maletero reventado y abierto, no parecía más que le hubiesen sacado del cementerio de coches, del desguace más asqueroso.

Pero era un coche, y yo necesitaba llegar hasta el otro extremo de la ciudad con urgencia, así que si tenia que rogar, rogaria.

No seguí hablando, solo le perseguí y me posiciones a su lado, ignorando las miradas asesinas que me lanzaba.

_ Solo quiero que me lleves al ayuntamiento y luego ya no te molestare_

Pero no contesto, solo me miro con desaprobación, y creo que su interés empezó a despuntar al sentir que mis manos abrían la puerta del acompañante de su coche.

_ No te llevare a ningún lado, solo pare por que vi que ese hijo de puta te estaba esperando abajo y tú eras tan estupida que no te habías dado cuenta. No necesito personas tan….. poco inteligentes a mi lado, eso solo haría que me mataran más rápido. Además no te debo nada, así que vete_

Pero no le hice caso, solo monte en su coche y el intento empujarme para que me bajara, a lo que yo me agarre a la espuma del asiento con ambas manos, si quería que me fuese tendría que pegarme un tiro.

Pero todo cambio en un segundo, del lateral del edificio por donde yo había bajado, venia una jauría de podridos que dejaría sin aliento al mas valiente, y muy a mi pesar el maldito zombie medio-inteligente estaba encabezando el grupo. Definitivamente eso no pintaba nada bien.

Los dos miramos al montón de vísceras que caminaban más o menos deprisa, al olor de nuestra preciada carne fresca. Un amasijo de miembros carcomidos, llenos de mordiscos que seguramente ellos mismos se habían hecho, y de tripas colgando, de heridas profundas, llenas de gusanos y puses, era lo mas repulsivo que mis ojos habían visto nunca, y ya sabia cual era la diferencia de estos zombies para con los que había visto los días anteriores.

Habían pasado muchos días desde que la población de esta maldita cuidad, había quedado en una cifra que de seguro se podría contar con los dedos de las manos, eso significaba que los pobrecillos apestosos, no tenían alimento fresco y se estaban empezando a descomponer, incluso hasta el punto de atacarse entre ellos mismos.

Era enfermizo y vomitivo.

Mi acompañante, intento arrancar el vehiculo justo después de pegar un sonoro portazo que hizo que todo el coche vibrara. Pero este se obstinaba en arrancar, haciendo con esa tardanza que el grupo de mal nacidos, se acercara ya en demasía a nuestra posición.

Le grite que se diera prisa, que arrancara de una vez y el solo soltaba blasfemias en contra del vehiculo como si con ello hiciera algo de provecho.

Justo cuando estaba a punto de salir corriendo calle abajo, y también los infectados tocaban el coche, este arranco, y el hombre a mi lado piso el acelerador hasta el fondo, derrapando sus ruedas en el pavimento. Una nube de humo negro se quedo a nuestras espaldas y uno de los zombies había conseguido encaramarse al abierto y roto maletero.

Apunte mi escopeta hacia el, pero el conductor me cogió el cañón con la mano y le aparto, dándome la orden de que no disparara. ¿Es que no se daba cuenta que si no nos lo quitábamos de encima, este llegaría hasta nosotros rápido?

_ ¡¡¡Romperás los cristales y me son muy necesarios, estupida!!!_ dijo a voz en grito

Ya me estaba cansando de el, de sus palabras ofensivas y juro que hubiese girado la maldita escopeta hacia su cara y le habría volado la cabeza allí mismo. Pero otra cosa peor nos tenía el destino preparado, porque el coche empezó a perder velocidad y cada vez sonaba menos el motor, hasta que unos veinte metros más adelante se paro por completo.

_ La gasolina._ susurro.

Y luego me llamaba a mi estupida, ¡Já!

Solo nos quedaba la salida de escapar corriendo de allí. Y al sacar mi cuerpo por la puerta, el zombie de encima del coche, se tiro literalmente sobre el rollizo conductor.

Apunte mi escopeta contra él y le volé la putrefacta cabeza, dejando ahora la cara del hombre llena de esa viscosa masa de mierda zombirica.

Pero el coche no se había parado en el mejor de los sitios, puesto que estábamos en el parque infantil del West, y por las vistas desde mi azotea en el MacDonald, sabia que era un punto de reunión de zombies hambrientos.

Ni siquiera sabía para donde debíamos correr.

Estos estaban siendo los días más largos y detestables de toda mi corta vida. Con tan solo 23 años, ya había matado más bichos de esos, que Rambo enemigos en Saigón.

Y Jack me estaba esperando, el me necesitaba y en las condiciones en las que le había dejado hacia ya mas de día y medio, no eran ni mucho menos las mejores para su estado,

“Emma, por favor no te vayas…. Si tu no vuelves….yo…….”

Me había dicho con la suplica en los ojos, pero yo no podía verlo morir así, de sufrimiento, y lo que necesitaba lo tenia en el bolsillo de mi pantalón, y a como diera lugar que llegaría hasta el y le salvaría la vida. O por el contrario me quitaría la mía, pero una vez estando en su regazo, ese seria mi final, y no entre esta masa de putrefacción en la que me encontraba, acompañada del maleducado gordo que me había salvado la vida para luego salvársela yo a él.

_ Ya vienen, ¡¡¡¡CORRE!!!!_ decía más con un graznido que otra cosa.

Empuñe ahora mi Beretta 9 mm y le seguí.

_ ¿Cómo te llamas?_ le pregunte mientras corría a su lado

_ Paúl_

_ Yo Emma_

_ Me importa tres cojones como te llames tú_ dijo con desprecio

No seria una relación fácil, pero la abultada bolsa que portaba, llena de munición y sustento, me decía que de este hombre podía sacar provecho para cumplir mi cometido y salvar a mi Jack.


ARTICULO RECOMENDADO POR INFECTADOS BLOG:


EDITORIAL: DOLMEN
El Quijote Z de :Házael G. González
¿Pudo existir realmente una obra previa a aquella primera parte del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha que Miguel de Cervantes Saavedra llevó a la imprenta en el año 1605? ¿Y es verdaderamente posible que en ella se presentase al hidalgo como “un hombre tan obsesionado por las historias de zombis y de zombificados que se contaban en las tierras donde habitaba, que decidió hacerse nada menos que perseguidor de no-muertos, a la manera que se explicaba en dichos libros”, tal y como se afirma categóricamente en algunos cenáculos literarios? ¿Y quién era el tal Házael G. González, que firmó dicho texto atribuyéndolo a Cervantes pero afirmando que lo que ese escritor publicó finalmente fue una versión modificada y muy suavizada (en la que don Quijote ya no quería ser matador de no-muertos, sino caballero andante) de aquel primer texto original? ¿Y qué hay de cierto en las fragmentarias historias, consideradas por muchos apócrifas, que narran encuentros entre el mismo Cervantes y los muertos que andan, justificando así la temprana afición del insigne escritor por ese género? Por primera vez en lengua castellana, se presenta en su forma íntegra y completa el texto conocido comúnmente como Quijote Z, tal y como el misterioso Házael G. González lo dejó compuesto, a lo cual se añade un relato de la aventura cervantina en Lepanto contra los zombificados, de autoría apócrifa, y pulido y adecuado al lenguaje de nuestros días por el profesor Gualberto G. Álvarez, catedrático de la asturiana Universidad de Cerredo y especialista en zombis y demás especies de no-muertos que ha habido a lo largo de la historia.

8 comentarios:

  1. Al fin otro relatito!! Ya me estaba desesperando jeje
    Muy bueno Irene... aunque siempre dejandome con la intriga jajaja Me dio asquito lo de la sangre en el pelo, yo me muero ahi nomas del asco :s
    Bueno paso rapidito que ando estudiando :(... que anden bien... besos!!

    ResponderEliminar
  2. Irene, nos has vuelto a dejar con la intriga. ¿Habrá más no?
    Ya lo espero con ganas.

    El Quijote Z, no lo había oído nunca, al que no me imagino corriendo tras los zombies es a Sancho.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el relato, escribes genial *__* además, me he estoy haciendo un poco adicto a esto de los zombies!

    Un abrazo ;)

    -Da-

    ResponderEliminar
  4. Una genia.
    yo pense que la primera parte era buena, pero la segunda es muy buena!
    me quedo con intriga aun.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  5. IRENEEEEEEEEEE.... yo quiero mas... que habras querido decir con "sacar provecho para poder ayudarla??", hummm me da a mi que amos a tener muuucho Paul y Emma... jajaja, te kiero mi vida, mi reina mi toooooo;D kisses my special Zombie;D

    ResponderEliminar
  6. Que ascazo lo de los sesos y que malas pulgas gasta ese Paul, me encanta.

    Ay Irene sencillamente genial esta segunda parte y espero que haya una tercera si?

    Felicidades guapa, no dejes de escribir lo haces de maravilla.

    Ahora a la esperando a Karol e Infectada X.

    Besos chicos

    Mariola

    ResponderEliminar
  7. Joder, Irene. El relato está que se sale. Te pedimos que sigas, por favor con la historia. Besos infectados
    INFECTADA-X E INFECTADO CERO

    ResponderEliminar
  8. A mi nena como me a encantado esta segunda parte!!! te mando muchos besos mi Irene espero que vuelvas pronto!! y e pso a leer la tercera de una!!!

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y EXPANDIR EL VIRUS