Blog de referencia en el universo zombi. Donde también encontrarás todas las novedades de los géneros literarios (juvenil y adulto).

infectadosblog@gmail.com
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Entrevista a HÁZAEL GONZÁLEZ autor del "QUIJOTE Z" y "LA MUERTE NEGRA" (Ed. Dolmen)


Hola, infectados. Hoy traemos para todos vosotros una entrevista realizada a Maese Házael González autor del zombificado "Quijote Z" y "La Muerte Negra" (editorial Dolmen).

Yo, la infectada-x estaba como loca por realizarle unas preguntillas a este genio. Sabéis que las aportaciones en amarillo son mis divagaciones. Ahí va la entrevista cuyas respuestas no me han decepcionado en absoluto.
Mirad la carita de bueno que tiene. Yo soy la del micro y Házael me presta toda su atención; lo que me costó meterme ahí adentro para hacerle la entrevista. Por cierto, la foto la robé de algún sitio por si piden derechos de imágen.

En un lugar de Mallorca, de cuyo nombre no puedo acordarme, vive un caballero de andaduras con su pluma estilográfica llamado Don Házael González.
INFECTADA-X-Cuéntanos ¿Cómo eres? ¿A qué dedicas el tiempo libre? Con el resto de la canción no sigo porque tendría que preguntarte si lo has robado todo.
H-G: Pues mira, me gusta que me hagas esta pregunta, porque te tengo que confesar una cosa: yo siempre he querido ser cantante. Me gusta más el rock y el heavy que Perales, pero bueno, por algo se empieza...
Lo de cómo eres parece la típica pregunta de chat para ligar, jejejeeeee... (noooooooo, yo sería más directa, chaval) Bueno, pues no sé, mido 1’73, peso alrededor de 70 kilos (un poco más, pero bueno, 70 son los que me gustaría pesar...), guapo, famoso... y el tiempo libre lo dedico a dormir, hija, porque los escritores nunca tenemos de eso. Parece un tópico, pero así es.
Lo de robarlo todo, ya me gustaría, pero aquí en Mallorca hay demasiados profesionales (de los de traje y corbata) con los que competir...

INFECTADA-X-Tu imagen es muy peculiar. Desprendes una mezcla de sabiduría, locura y desenfreno. ¿Cuáles son tus lemas? Y no mientas que en Face book nos enteramos de todo y ya he visto un par de cosillas.
H-G:Huy por dios, que me sacas los colores... ¡Qué piropo más majo me has echao, hija! Pero la verdad es que sí soy un hombre de contrastes, y eso me encanta: me gusta mucho pasar de un extremo a otro, y conocerlo absolutamente todo. Como me dice un gran amigo mío, “eres el único tipo que conozco capaz de hacer un crucero carísimo en un barco de megalujo, y a la semana siguiente estar durmiendo en un hostal de mala muerte”, y la anécdota es cierta. Otra de mis amigas me define como “un vicioso culto”, jejejeeeeeee... (¿eigh? Eso quiere decir que tocas todas las lenguas. Como dice nuestro caballero andante: "no pienses mal, malandrín")
Tengo pocos lemas, pero hay uno que le cogí prestado a Boris Vian hace tiempo, y que siempre procuro recordar: “escribir es tan peligroso como vivir”. Sea lo que sea, pase lo que pase, hagas lo que hagas, lo más importante es vivir: yo aspiro a vivir de la escritura, sí, pero a mi modo. Me horrorizan las vidas de gente como Marcel Proust, que se pasó años enteros viviendo de noche, encerrado en su casa escribiendo. Sí, su obra es magnífica, o eso dicen... ¿Y? Como diría Voltaire, “daría con gusto trescientos años de inmortalidad para quien fuese capaz de quitarme este cólico”. Y desde luego, la sabiduría no está reñida con nada de eso, o así lo veo yo. (Si, si. Yo misma lo hubiese explicado exactamente igual. Mi sabiduría también es infinita. Boris Vian, Marcel Proust y Voltaire, los de toda la vida. Aunque prefiero a su primo: Voltarén 20 mg )

INFECTADA-X-¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cómo se tituló la obra?
H-GHostiaaaaaaa... Vaya pregunta, chica... Yo empecé a escribir con un libro que se llamaba Cartilla, allá por parvulitos... y es que aunque suene raro, escribo desde siempre: recuerdo que en el colegio nos hacían un dictado, y para tenernos calladitos y entretenidos, nos decían “ahora, continuáis diez líneas más”. Yo no paraba de escribir hasta que me obligaban, y siempre había hecho dos páginas más, fuese del tema que fuese. Y no lo digo por presumir, sino por constatarlo: en serio te digo que me hubiese gustado tener esa facilidad para la música, por ejemplo. De hecho, en BUP tenía un amigo al que le redactaba los trabajos, porque él no era muy dado a ello... y sin embargo, ligaba con todas las tías que quería: ¡juro por todos los dioses que yo habría cambiado mi talento por el suyo de inmediato! Y de hecho, si hoy día me viniese el diablo con semejante proposición... en fin, dejémoslo, estar, jejeeeee...
Y luego, lo típico: empecé unos cuantos libros, y finalmente con 21 hice el primero “serio”, es decir, uno que comencé, desarrollé, y finalicé. Tenía (y tiene) que ver con uno de mis grandes proyectos literarios... pero te voy a confesar otra cosa, ya que estamos: soy malísimo poniendo títulos, así que ese manuscrito nunca tuvo uno. (Yo te los pongo, que tengo un arte...)

INFECTADA-X-He leído tu Quijote Z de la editorial Dolmen y se cuál fue la reacción del editor al recibir tu obra. ¿Puedes contar un poco a los infectados esa reacción? ¿qué te dijeron? ¿Qué anécdotas nos puedes contar?
H-G¿La reacción del editor??? ¿Qué te ha contado ese traidor??? (Lo leí en el libro, muchacho. Mis relaciones no llegan a tan altas esferas. Qué mas quisiera yo conocer a Vicente García)
Cielos, no sé qué mentiras habrás oído, pero la cosa fue así: un día fui a ver a Vicente, el editor de Dolmen, para hablar de “La Muerte Negra” (la otra novela de zombis que le acababa de entregar), y me preguntó a bocajarro si me veía capaz de hacer un Quijote zombi. Al principio le dije que estaba como una cabra, pero luego me atreví... Y lo que sí es cierto es que una vez entregada le pareció demasiado complicada en cuanto a lenguaje, y por eso Juan de Dios Garduño tuvo que hacer un (gran y enorme) trabajo de corrección. Además, fue en esa fase cuando se gestó el cuento cervantino previo, que algunas veces ha sido alabado como lo mejor del libro. (El libro es todo arte, desde el principio hasta el fin)

INFECTADA-X-¿Cómo te atreviste con un proyecto tan ambicioso?
H-G:Porque estoy como una cabra, jejeeeee... (Eso no hace falta que lo jures que tan sólo tenemos que verte en el perfil de Face book. Ya te he dicho que me encanta la foto con tu arañita en la frente) y porque, para bien y para mal, me considero un profesional. Hace años que me considero escritor, y empecé a pensar en ello desde el punto de vista tanto personal como literario: ¿iba a ser yo capaz de hacer algo como eso, sintiéndome además orgulloso del resultado? Desde luego, un libro semejante puede ser un lastre enorme en la carrera de cualquier persona... o una anécdota de las que contar siempre y estar bien orgulloso. No es por darte coba, pero lectores como tú son los que me demuestran que ha ganado la segunda opción. (Ayyyyyyy que me lo como toooooo)

INFECTADA-X-El libro se sale bastante de la típica literatura zombi (a mi particularmente me ha sorprendido gratamente y muchísimo). ¿Qué querías transmitirnos al escribirlo? ¿Pensabas que había otra forma de llegar al lector de este tipo de género?
H-G:Sinceramente, no me planteé tantas cosas. En primer lugar, quería cumplir el encargo, y cumplirlo con honor (es decir, firmándolo sin seudónimo y aguantando el chaparrón que viniese después), y en segundo, quería divertirme, y divertir: lo que sí pensé es que quizás esta tontería sirviese para que otros lectores llegasen hasta el Quijote original, y eso sí estaría bien.
Cervantinamente hablando, fue todo un placer por dos motivos: el primero de ellos, porque mi padre lleva toda la vida diciéndome que sólo hay dos libros que merezcan la pena ser leídos, y uno de ellos es el Quijote (con lo cual, uno de los dos lo he firmado yo, jiajiajiaaaaaaa...), y el segundo, porque creo que al mismo Cervantes (al menos al que escribió la primera parte, que es la que yo he zombificado, porque la segunda ya es muy diferente) le hubiese hecho gracia. De hecho, su libro es una sátira de los libros de caballerías, así que el mío es una sátira de los de zombis... (Di que sí, que es una peazo obra maestra)

INFECTADA-X-¿Qué destacas en él? ¿Qué es lo que más trabajo te dio?
H-G: Me gusta pensar precisamente en el lector cómplice aficionado al Quijote, el lector que es capaz de ver cómo juego con la obra del Ingenioso Hidalgo de forma respetuosa y divertida. Por ejemplo, hay detalles que pasan desapercibidos para muchos, pero que a mí me gusta resaltar, como por ejemplo el travestismo del cura: en la obra original, Cervantes también le viste de mujer, pero como desde luego no podía hacer semejante cosa sin burlarse de la autoridad eclesiástica, al cabo de pocas páginas tiene que quitarle el disfraz y recurrir a una mujer de verdad. Sin embargo, yo no sólo he mantenido el engaño todo el rato, sino que además, hago que el cura le coja gusto al tema, jejeeeee... (Pues yo ahora te pongo una foto de El santo pontífice en trikini. Y me excomulgarán por eso. Mejor que no)
Y desde el punto de vista zombi, puede que suene mal decirlo, pero me hacía gracia burlarme tanto de los aficionados al género como de los autores del mismo (entre los que me incluyo): hoy día parece que todo huele a zombi, y que todo está permitido en eso, así que no me extrañaría que alguien perdiese los papeles como el sr. Quijano, jiajiajiaaaaaaaaa...
El mayor trabajo, desde luego, fue lo arcaico que es el lenguaje de la obra original: necesité varias ediciones distintas anotadas y comentadas para saber qué demonios significaban algunos párrafos, y en base a eso, fui puliendo y adecuando el castellano al actual, a pesar de lo cual Juande Garduño aún tuvo mucho trabajo, el pobre, para acabar de pulirlo tanto como está ahora. (Ese Juande es grande. Ya caerá por aquí con su "Y pese a todo")

INFECTADA-X-El castellano que utilizas es genial. ¿Cuánto tardaste en escribir esta obra?
H-G: Ojo, que el mérito es de maese Cervantes, no mío: yo me limité a coger su libro párrafo a párrafo, limpiándolo de lo que era muy confuso o de lo que yo no necesitaba (sobrantes como la historia que el cura lee en la venta, y que ya en su día el público criticó por no pertenecer al relato original) y zombificándolo después. Sí es verdad que el reto consistía en soldar todo eso sin que se viesen las costuras, y me parece que finalmente ha quedado bastante bien, porque hay mucha gente que me lo ha dicho. Curiosamente, algunos se quejan de que hay expresiones muy exageradas o párrafos demasiado artificiosos... ¡y luego resulta que son los originales de Cervantes! (Tu ni caso. Que yo me he muerto de risa con muchos capítulos y con tanto arte)
Semejante trabajito me llevó alrededor de cuatro meses, cinco si cuentas la redacción del cuento previo y el encaje de todas las piezas, con la historia de la introducción, la fantasía histórica de la doble o triple autoría, y las poesías adecuadas por mí.

INFECTADA-X-En el libro haces cameos de muchas obras de la literatura zombi y de muchos autores (y no sólo de Dolmen). ¿Son los que nombras tus preferidos? Si tuvieses que elegir tres escritores y tres obras, ¿a quién elegirías?
H-G: Ostras, vaya compromiso... Mira Macu, ya que no nos oye nadie, te voy a confesar algo más: a mí, la literatura de zombis... pues eso, que tampoco me vuelve loco. Estoy en este mundillo casi por accidente, así que aunque no me creas, no soy ningún experto del tema, y sólo me limité a leerme unas cuantas cosas precisamente como documentación. Las obras a las que hago referencia son las que conocía, y las de Dolmen, las que se habían publicado entonces...
Sinceramente, en cuanto a autores, tengo demasiado respeto a todos mis compañeros de fatigas y sudores como para elegirte a tres, pero sí diré que “Guerra Mundial Z” de Max Brooks me pareció una novela maravillosa. (Ufffffffff como lea esto Vicente te manda para la "Almuzara")
Un momento, que me seco el sudor... uffff, en qué líos me metes...

INFECTADA-X-Una cosa que me hizo muchísima gracia es los apodos que pones a algunos de los autores. ¿Podrías decirnos como llamas a algunos de ellos?
H-G:Con eso me reí mucho: Carlos el Afirmado (que es Carlos Sisí, obviamente, lo cual le hizo mucha gracia cuando lo supo), el Caballero Vincente de Dolmenalto (Vicente García, editor de Dolmen y autor de “Apocalipsis Island”), el señor conde Víctor (que lógicamente es Víctor Conde)... y para mí mismo me reservé el “Azrael” que dice el cura, cosa que me han llamado más de una vez. Como digo, es lástima que en aquel entonces no sólo no se hubiesen publicado más libros de Dolmen, sino que además yo no conociese personalmente a ninguno de sus autores: ahora mismo, habría sido mucho más cruel con ellos, jejejeeeeeee... (JA JA JA JA JA JA JA JA y te faltó Romero, que también lo nombraste: "Cazador del Romero" el que más sabe de los no-muertos)

INFECTADA-X-La batalla inicial de tu Cervantes antes de escribir su fabulosa obra el Quijote Z transmite todo el realismo y la acción que una obra de este tipo o cualquier otra requiere. ¿Con qué parte disfrutaste más escribiendo? ¿Tuviste algún tipo de ayuda para describir con tanto acierto las escenas, datos y el vocabulario náutico que empleaste?
H-G:Ejem, ejem... deja, deja que tosa y que saque pecho... Ejemmm... Pues mire usted por dónde, señorita entrevistadora, que aquí donde me ve y me habla, está vd. hablando con un licenciado en Historia del Arte y futuro doctor... con lo cual, puedo decir y digo que no, nadie me ayudó en ese relato previo. Es más, comparado con lo que había sido “La Muerte Negra”, fue bastante más sencillo: me leí unas cuantas crónicas del tema, estructuré la idea que quería, y después, salió lo que salió, que es cierto que gusta mucho. Y en cuanto a los términos náuticos, soy un enamorado del mar y de todo ese lenguaje, por lo que tampoco costó demasiado. (Y yo tu profesora de náutica cuando quieras; que también tengo mis conocimientos, don Hazael. Soy toda una bucanera)
En realidad, la génesis de esa historia fue de lo más curioso, y también es culpa de Vicente: como te dije, cuando vio el Quijote zombificado me dijo que la obra estaba demasiado “cruda” de esa forma, y que seguro que un relato previo la mejoraría sustancialmente. Le pregunté acerca del tema, y me dijo que lo dejaba en mis manos... y cuando di con ello, me contestó que esa era una de esas ideas que le hubiese gustado tener a él, jejejeeeeee... Pero es cierto que estoy muy orgulloso de ese relato, por la verosimilitud que pretende transmitir (también desde el punto de vista zombi). ( ¡A la batalla, a la batalla, a por el turco! cómo me reí. Y en casa repitiendo la gracia hasta que me dijeron que me tranquilizara por el bien de mi salud mental)

INFECTADA-X ¿Quién está más loco, nuestro zombificado caballero andante o el aparentemente fiel Sancho Panza que se atreve a seguir la corriente a nuestro Quijote?
H-G: Oh, qué pregunta quijotesca... Mira, yo creo que el grandísimo acierto del Quijote es el de reflejar no sólo a dos tipos raros, sino realmente a todo lo que representa esta tierra nuestra (y hablo de España como territorio, en general, para que nadie se me enfade). Creo que siempre hay locos que construyen castillos en el aire y a los que hay que decirles aquello de “téngase vuestra merced, que no son gigantes, que son molinos”, y panzudos que dicen “bueno, yo mientras tenga un plato de comida, que me dejen de locuras”. Para mí, ninguno de ellos está loco: vivir con excentricidad, como hacen don Quijote y Sancho, es hermoso, ¿no te parece? Insisten mucho algunos diciendo eso de que Sancho es tonto porque desatendió sus cosas para ir en busca de una quimera, pero ¿y las cosas hermosas y divertidas que vivió Sancho en el camino, y que ninguno de los labriegos que salieron de su aldea pudo ver jamás? La locura es interesante... (Dímelo a mí que sólo me falta comer papeles y atrapar moscas con las manos en una esquina)

INFECTADA-X.¿Qué es lo peor de la locura?
H-G: Si te tuviese delante, haría mi mejor imitación de Daaaaalí, y te diría simplemente que el maestro decía: “la diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco”. Pero hablando en serio, hay dos tipos de locura, o mejor dicho, hay dos cosas: cuando yo era bastante crío, leí un artículo en el que se diferenciaba a la locura de la excentricidad, y entendí muchas cosas de mí mismo. ¡Yo no era un loco, era un excéntrico! La locura, la de verdad, es incontrolable, y todo el que ha tratado con un loco de verdad sabe de lo que estoy hablando... pero la excentricidad, ¡oh maravilla! ¿Qué haríamos sin ella? No hay placer alguno en aullar tras los barrotes de un manicomio o en hacer daño de forma involuntaria, pero sí hay placer en bailar desnudo a la luz de la luna por la simple voluntad de hacerlo... ¡Ostras, Macu, mira lo que me haces decir! (¡Cielo santo! Lo que pagaría por ver eso. "El hombre y la luna")

INFECTADA-X. ¿Cuál es “el turco” a por el que irías con todas tus armas de batalla metafóricamente hablando?
H-G:La intolerancia. La odio. Me encanta la libertad personal: creo firmemente en la máxima “mientras no te metas conmigo ni con nadie inferior a ti, haz lo que te dé la gana”. Todas esas tonterías de que la libertad de uno empieza donde acaba la de otro son sólo eso, tonterías, y yo lo sé por experiencia: a mí me encanta meterme conmigo mismo, y que lo hagan también, siempre que desde luego sea con cariño y ánimo de reír. Y que nos dejen en paz a los que somos distintos, por los dioses, que bastante tenemos nosotros con lo nuestro: yo no pretendo que nadie sea como yo, ni que piense como yo, así que, ¿por qué hay gente que pretende que yo piense como ellos?
Eeeehhh... ¿puedo dejar de mitinear ya? Empiezo a sentirme como un político... (Házael for president!! Yes, we can)

INFECTADA-X- Yo nunca me he reído tanto con un libro. Las aventuras son geniales y la reacción de los personajes muy originales y rocambolescas. ¿Cuál es tu preferida?
H-G: De la zombificada obra cervantina, me quedo sin duda con el episodio de los batanes, pero de nuevo el mérito es de Cervantes: esa escena es desternillante tal como está, y yo sólo la adecué a mi propósito, lo mismo que la de la batalla de los dos ejércitos, por ejemplo. (Menuda ventosidad se le escapó al trasero de Sancho Panza después de la infructuosa hazaña. Y nuestro Quijote-Quijada perdió casi todas las muelas que pensaba que aún le quedaban)

INFECTADA-X Tienes otro libro más personal en el mercado con Dolmen: “La muerte Negra”. ¿Nos puedes hablar un poquito de ella?
H-G:“La Muerte Negra” es sin duda el principio de todo este caos, y también fue una casualidad: después de tantos años siendo amigo de Vicente García, nos encontramos en unas jornadas de cómic que se organizan en Mallorca, yo como ayudante coordinador del evento, y él como librero y editor. Le pregunté por el negocio, y fue él quien me explicó que los libros de zombis volvían a estar de moda: medio en broma, le dije si quería que le escribiese uno, y me preguntó si me veía capaz... a lo cual, desde luego, dije que sí. Y allí mismo, pensé que no estaría mal mezclar el género con algo más, como por ejemplo la novela histórica... y Vicente dijo que le parecía una idea muy buena, y que le hiciese un primer capítulo, a ver. El resto, es historia... (Esa cae en mi estantería particular el mes que viene)

INFECTADA-X-¿Qué destacarías de ese libro que voy de cabeza a comprarlo?
H-GJejejeeee... Insisto en que más fans como tú es lo que nos hace falta a los escritores... (Por supesto, faltaría más. Y pobres en el mundo gracias a Dolmen; porque a mí me han desvalijao con todos los títulos Z. Que yo compro todos los liiiiiiiiiiiiiiiiibros de los que hablo)
Bueno, me gustaría destacar que es un libro que a muchos lectores del género Z les ha dejado bastante fríos, mientras que en cambio a otros les ha entusiasmado. (Que saaaaaaaaaabe nadieeeeeeeeeee. Qué me gusta esa canción de Raphael, viene que ni pintada) Es verdad que salen pocos zombis, pero es que a mí me apetecía contar una historia de autoconocimiento y desarrollar temas que son los que me gustan. Por otra parte, pensé que, con todos los excelentes libros del género que había ya en el mercado, ¿para qué diablos iba a hacer yo algo parecido? Quien quiera libros “típicos” de zombis (y lo digo sin mala intención), ya tiene bastante donde elegir...
Y el final... oh, ese final que tantos quebraderos de cabeza ha dado... ¿Qué culpa tengo yo, si sólo soy el escritor? Me encantó que, en el pasado festival de Sitges, un chico viniese para que le firmara un ejemplar y me dijese que le había encantado el libro, y que el final le parecía perfecto. Menos mal, jejeeeeee... (¡Qué envidia! Y yo que pensaba que Sitges quedaba para las Francias. Pero soy culta, soy culta. Conozco a Voltarén, a Diazepam y a Ibuprofeno. Son mis favoritos, todo unos clásicos)

INFECTADA-X- ¿Qué otros proyectos tienes en mente? ¿Te atreverías con otro género?
H-G: ¿Que si me atrevería con otro género??? Huy, tú no me conoces: ¡yo me atrevo con lo que haga falta! ¡Si hasta tengo publicado un “Kama Sutra Japonés”! (Jáaaaaaaaaaaaa deberías haber visto a la Trapote hablando de su Kama Sutra. Esa sabe de sexo y de escribir lo que yo de bioingeniería) Como te dije antes, me considero escritor, y eso quiere decir que estoy dispuesto a escribir lo que sea... y eso, para mí, no es malo: Henry Miller escribió relatos pornográficos a dólar la página (el libro se titula “Opus Pistorum”), y para mí son incluso mejores que “Trópico de Cáncer”, porque en ellos cuenta todo lo que quiere contar, sin preocuparse de la censura (porque eran para un coleccionista privado). Ese fue precisamente el reto de “La Muerte Negra”: contar lo que me apeteciese a mí, usando a los zombis. Si hubiesen estado de moda las novelas del Oeste, tendría que haberme esforzado en hacer lo mismo. (Este hombre es un n-cerebro andante)
Respecto a otros proyectos, hace ya muchos años que estoy enfrascado nada menos que en una Heptalogía, siete libros que conforman un universo de lo que yo defino como “cuentos de hadas curativos”. Ya que me haces trabajar tanto, no te importará que me haga un poco de publicidad, ¿verdad? Jejejeeee... Pues todo el que quiera, que se pase por aquí, y le eche un ojo: alguna vez se publicará, sí, ya veremos cómo y cuándo... http://tierraincontable.blogspot.com/ (Para allá vamos todos los infectados. A curarnos "had-itivamente" )

INFECTADA-X-Has sido muy amable conmigo cuando te comenté lo que me gustó y sorprendió tu obra. ¿Te gusta mantener contacto directo con los lectores de tus libros? ¿Saber lo qué opinan? O por el contrario, como Fernán Gómez (es la voz que le puse a nuestro Quijote Z cuando lo leí), ¡¡No necesito de vuestros halagos ni admiracióooooooooon!!!
H-G Jejejeeeeee... Pues claro que me gusta lo que opináis mis lectores, mujer: ¡sería estúpido si no fuese así! En mi vida de periodista he conocido a muchísimos cantamañanas que iban de duros en plan “no, no, a mí es que el peso de la fama me parece insoportable, me agobia todo eso...”, ¡cuando en realidad les conocían en su casa, o como mucho en su pueblo! ¿Cómo no voy a ser amable contigo, o con quien me diga que le gusta lo que yo hago? Eso es un elogio y un orgullo, y nada me gusta más: en Sitges, había gente que se nos acercaba a los autores casi con miedo, ¡y nosotros estamos encantados de que lo hagan! Por lo menos, yo (y mis compañeros de Dolmen, lo mismo). (De eso doy fe. Todos han tenido una paciencia conmigo... Porque mira que soy más pesá que un saco melones)
Aunque bueno, ya sabes que soy muy gamberro, así que quién sabe si alguna vez en algún programa de televisión me dará por hacer eso, jejejeeeeeee... pero no, definitivamente, me gustaría más ponerme en plan Fernando Arrabal, y emborracharme para decir “el Mineralismo va a llegarrrrrr”... ¡Oye, qué idea! “Los zombis van a llegarrrrrr... ¡¡¡Estamos hablando del Apocalipsis!!! ¡¡¡Hablamos de los zombis, cojones ya!!!”. Huy, lo que me voy a divertir la próxima vez que me inviten a la tele... (Si, si. Guerra, guerra. Y que no falte el cubata y el despiporre)

INFECTADA-X.¿ Podrías despedir esta entrevista con tu castellano antiguo? Y de paso alégrame a mí la orejilla.
H-G: Gracias especiales debo darle entonces a mi grande portadista, Alejandro Colucci de allende los mares, y a vos, bella y fermosa dama, agradeceros todas aquestas atenciones habidas para con mi humilde y escasa persona. ¡A la batalla, a la batalla, a por el turco! (Y ahora a mí me da el infarto y me quedo con las patas viradas para arriba como una cucaracha. ¡Mi caballero andante, ayúdame a levantarme que me desfallezco toa!)

"Muchas gracias tenga, Maese Házael. Su personalidad, desparpajo y talento me han sabido cuan cautivar grandemente. En breve plazo haré su merecida reseña sobre su zombificado caballero andante, para que nuestros infectados hoy disfrutar puedan de su grata persona". Su siempre Dulcinea-x de los infectados.

Los infectados con su obra somos legión y estaremos al corriente de todas sus andaduras literarias. Aquí le entregamos a nuestro Zombichu, la mascota de los infectados por ser tan amable en regalarnos su tiempo.

6 comentarios:

  1. La portada es genial. Mira que es difícil, porque al final todas se parecen.
    La entrevista. Es de muy agradecer que se salga de los tópicos. Así respirta,
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No hay ni nunca habrá nadie como la Infectada... ARRIBAAAAAAA...

    Que pedazo de entrevista, empezando por lo de "pequeñita para caber dentro del micro, y robando la imagen de algun sitio (por si alguin tiene los derechos,jajaja), a todas y cada una de las preguntas... jo, sies que no se puede ser más grande:D

    Entrevista genial, y sobre todo, el escritor Don Maese, que ha demostrado ser toda una maravilla de persona y un escrito increíble:D

    Kisses mi reina:D

    ResponderEliminar
  3. Como siempre sorprendiendome con tus maravillosas entrevistas Macu, porque tienen de todo un poquito y de cosas que otras no tienen tambien, jajaja
    la inteligencia que derrocha Házael y tus fantasticas preguntas, acompañadas con esos toques de humor que te carazterizan, que cuando dijiste lo de (Házael for president!! Yes, we can)la Irene dijo (we can!!! we can!!!) jajajaja
    Y como no podia faltar esa musiquita que en la entrevista de Alejandro fue Lady gaga, y aqui te atreviste con Raphael y su quien sabe nadie, jajajajaja
    Un beso para ambos y estare esperando la proxima entrevista que se a ciencia cierta que me gustara igual que esta, osea mucho

    Os adoro mis infectados y siempre un placer pasar por aqui
    Irene Comendador

    ResponderEliminar
  4. felicitaciones por la entrevista, llena de aportes que te permiten figurarte al autor y su obra (a la cual desconocia por completo) que mas puedo decir que no te hayan dicho niña que eres genial (las acotaciones al margen imperdibles como siempre) y el autor me cayo muy bien voy a ver si consigo el libro que ya me do gans de leerlo

    ResponderEliminar
  5. Me facino como todas tus entrevistas ame la frase que el dio “escribir es tan peligroso como vivir”.
    Y hasta la cancion de rafael me gusto. Te mando un beso Macu y te me cuidas mucho. Tb les mando un beso a todos los infectados cuidensen

    ResponderEliminar
  6. Infectada, te has convertido en toda una periodista ¿alguna pensaste que llegarías ha hacer algo así? Porque ahora mismo lo controlas a la perfección.

    Me gustó mucho la entrevista, la vi muy fluida y con bastantes toques de humor, Házael me pareció un hombre simpático e inteligente.

    Continua así.

    Besos mi chirli.

    ~Ade~

    ~~

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR Y EXPANDIR EL VIRUS