Blog de referencia en el universo zombi. Donde también encontrarás todas las novedades de los géneros literarios (juvenil y adulto).

infectadosblog@gmail.com
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Opinión sobre Instinto de superviviente (Darío Vilas)




Instinto de superviviente narra, principalmente,  la historia de 3 vidas que transcurren en medio de un apocalipsis zombi consecuencia de unas investigaciones científicas.
En primer lugar tenemos como eje principal a Andrés, un portero  que  sobrevive en el apartamento del edificio donde trabaja,  y que es lo más parecido a un sótano donde no hay ninguna ventana al exterior.  A su lado está Damián, un niño de unos diez años que por muchos motivos  posee un carácter voluble e impredecible, y que es el alma de esta novela:  Instinto de superviviente.
Por otra parte, está Marga, una mujer con desequilibrios emocionales, y digamos que mentales, y que mucho tiene que ver con los personajes anteriores.
Los tres protagonistas tienen algo en común. Ya no sólo luchan por sobrevivir a los seres que de manera precipitada han invadido las calles, sino que además buscan unas "metas" que en algunas ocasiones parecen inalcanzables.
Me es difícil hablar de la novela sin caer en el error de revelar  lo interesante. Y no lo voy a hacer aunque me muera de ganas. La razón no es  otra que el deseo de que todo aquel futuro lector viva la increíble sorpresa y los giros inesperados que se ven en ella. 
En instinto de superviviente se respira una atmósfera fría, el terror psicológico y  la ansiedad que provocan ciertas situaciones.   He de reconocer que empecé leyendo la novela un tanto escéptica. Viendo la portada y la sinopsis esperaba la típica historia de padre e hijo recorriendo metros de calles que he visto en  muchas novelas de este género, matando a zombis cortados por el mismo patrón o las escenas lacrimógenas que provocan ciertas situaciones, sobre todo cuando hay un niño por medio. Me alegro enormemente de que no fuera así.
Darío Vilas ha conseguido romper con este cliché y con la idea de que se pueda pensar que con respecto al género Z está todo escrito y saturado. Este hombre no sólo ha narrado la  historia en lugares ficticios, aunque nos da pistas de que lo que está sucediendo se produce en algunos puntos de España; además ha utilizado a los zombis no como telón de fondo  sino como ingrediente significativo en la cadena de predadores que reinan en la historia.
Instinto de superviviente escoge a sus personajes para retratar lo que vemos u oímos en cualquier noticiario. La cruda realidad de lo que sucede en nuestra sociedad y a la que contemplamos, a veces,  con absoluta impotencia.  Cualquier lector es capaz de captar todos esos mensajes y además desear  un  lugar como Simetría: la utopía de un  “paraíso” mejor  a donde llegar y estar a salvo de todas esas lacras.

Vilas rescata también, muy hábilmente, personajes del mundo del cine y que han quedado patentes en esta novela. De hecho hay ciertos “elementos” que me han dejado con la miel en los labios. Hay que recordar que Instinto de superviviente tendrá una segunda entrega y todos esos enigmas e interrogantes  seguramente quedarán saldados. Por otra parte, veo a eso niño, Damián, convertido en el próximo John Connor del mundo Z. 
La novela también cuenta con un prólogo un tanto peculiar escrito por Javier Pellicer.  En él podemos apreciar la profunda admiración y la complicidad entre los dos autores,  y los deseos de que esta novela se convierta en algo especial. 
El epílogo está escrito por Alejandro Castroguer, uno de mis autores más admirados y que me cautivó con La guerra de la doble muerte: imprescindible!.  El epílogo nos muestra una estupenda reseña de la obra. Aunque en mi opinión me resulta un poco redundante, entiendo que la valoración de un maestro como él, plasmada en el libro, interesa a cualquier lector y al propio autor.  Muchas de las cosas que aclara Castroguer son fácilmente perceptibles en la lectura y, de alguna manera, se repiten una vez más en el prólogo.  También lo hace el propio autor, Darío Vilas, en los agradecimientos y en uno de los capítulos.
Pero aquí lo que cuenta es la genial historia, el buen hacer de Darío Vilas y su capacidad de reinventar una nueva forma de escribir, su habilidad para confundirnos entremezclando pasado y presente,  el  lanzar cebos para mantenernos pegados a sus páginas (la portada es otro inteligente anzuelo). Su estilo es propio y original, fresco, enigmático  y sustancioso.  Todo un acierto este nuevo fichaje de Dolmen.
INFECTADA-X
Valoración:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR COMENTAR Y EXPANDIR EL VIRUS